Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA APLICACION DE LA NORMA DE SALUD.

Teatro y cine se rebelan contra la cruzada de la ley antitabaco

Rechazan la denuncia contra el musical ´Hair´ por fumar en escena.Cineastas como Coixet afirman que hay que aplicar el sentido común.

JOSE CARLOS SORRIBES BARCELONAJOSE CARLOS SORRIBES BARCELONA
15/02/2011

 

Carles Canut, el señor Birling de Truca un inspector, se encenderá esta noche un puro en la fiesta familiar de la obra de J. B. Priestley que programa el Teatre Goya. Los chicos de la revolución hippy de Hair volverán a fumar sus porros (con hierbas varias, alegan) mañana en el Apolo. Y ese mismo día, Nao Albet y Neus Bernaus compartirán, en el Romea, un canuto con tabaco de liar en el Conte d´hivern de Carme Portaceli.

Todos seguirán fumando pese a la advertencia de una sanción al Apolo, amparada en la ley antitabaco, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona ante la denuncia de un espectador porque los actores fuman en el musical. Antes que de empresarios privados y teatros públicos, poco o nada decididos a entrar en el debate, la reacción de incredulidad llegó con los profesionales en defensa de su libertad creativa.

"La norma no puede ser intransigente. Se han de regular las excepciones y pido a las autoridades que tengan el sentido común de hacerlo", dijo ayer Joan Maria Gual, presidente de la Associació de Actores y Directores Profesionales de Cataluña. "Hace falta menos intransigencia y más imaginación. El tabaco que se fuma en escena no tiene por qué ser tabaco. ¿O es que alguien se cree que bebemos whisky en el escenario?". Y rechazó los sucedáneos, en forma de artilugios de farmacia.

En el sector del cine no quieren ni oír hablar de una posible injerencia de la ley en el proceso creativo de las tramas. "Si en mi próxima película ha de aparecer un personaje fumando, porque así lo exige la historia, lo rodaré fumando y aparecerá fumando", declara Isabel Coixet, para quien llevar la prohibición del tabaco a ciertos extremos puede desembocar en "una caza de brujas".

Queda la duda de cómo rodar las escenas con humo en lugares cerrados. La ley lo prohíbe.

LA POSTURA DE ´HAIR´ Los responsables de Hair se convirtieron ayer en unos improvisados portavoces del sector teatral al pedir una equiparación de la ley antitabaco con la existente en lugares tan emblemáticos en el mundo de la escena como Broadway, en Nueva York, o en Londres, dijo el director del musical, Daniel Anglés, que se declaró no fumador y partidario de la ley.

El eco de la advertencia de la Agencia de Salud Pública llevó ayer a sus responsables a una comparecencia ante los medios de comunicación. Roger Peña, el director de producción, recordó que en unos "tres o cuatro" días presentarán su respuesta a la advertencia, "pidiendo que se archive" la posibilidad de una sanción entre 601 y 10.000 euros.