+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los testimonios

 

Los testimonios -

Los testimonios -

22/01/2017

FILOMENA ORDÓÑEZ
HIPOTECA CON CAIXA CATALUÑA

«Me engañaron desde el principio y jamás me explicaron nada»

Compró en 2010 la vivienda y firmó con Caixa Catalunya una hipoteca. «No me explicaron nada, pero empecé a escuchar que a la gente le bajaba la cuota de la hipoteca y la mía no bajaba», dice Filomena Ordóñez. Así que miró su papeles y allí estaba la cláusula del 3,5%. «Me engañaron», se queja. Así que se unió a otros afectados y presentaron una demanda conjunta en 2011 que ganaron, si bien solo les devolvieron una parte (eso sí, en pocos días) unos 2.000 euros. Ahora quiere saber si la sentencia europea le permitiría recuperar los gastos de notaría, otros 3.000 euros.

CRISTINA LÓPEZ
HIPOTECA CON BBVA

«Quiero recuperar lo que pagué de 2009 a 2013, unos 2.800 €»

«Yo lo que quiero es recuperar de 2009 a 2013, unos 2.800 euros», dice Cristina López. Firmó en 2008 una hipoteca con el BBVA y desde 2009, con la caída del Euribor, comenzó a notar los efectos de una cláusula suelo del 2,8% que desconocía. Con las primeras sentencias acudió al banco a pedir que se la quitaran. «Me aplicaron una reducción durante un tiempo y luego volví a pagar», dice Cristina López; hasta 2013 que el BBVA la eliminó definitivamente. No movió nada más porque lo daba por perdido, «pero no sé si esta nueva sentencia cambia algo», dice.

MARISA SÁNCHEZ
HIPOTECA CON LIBERBANK

«Me dijeron en el banco que no tenía esa cláusula y yo me fié»

«Fui muy pesada preguntando en el banco por qué no bajaba la hipoteca, pero siempre me decían que estaba todo bien y que tenía una buena hipoteca; me fié y ahora me siento engañada». Marisa Sánchez avaló a su hijo para la hipoteca de su piso con Caja Extremadura (ahora Liberbank). Era el año 2008 y cuando el Euribor cayó, su cláusula suelo del 3,2% se activó. El pasado agosto el banco le ofreció un acuerdo y decidió acudir a abogados. «Ya no me fío», dice. Ahora acaba de recibir un burofax que le informa de que antes del 15 de marzo «se procederá a eliminar la cláusula suelo, reduciendo el capital pendiente e ingresando las cantidades que entendamos proceden o devolviendo las mismas a través de medidas compensatorias que entendamos equivalentes», recoge. Pero ella solo quiere ya que lo resuelva un juez.