+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Veinte euros en regalos

Extremadura gastará 25 millones en juegos, una cifra similar al 2015 y a la cola del ranking nacional

 

REDACCIÓN
05/01/2017

Cuando los Reyes Magos-pasan por Extremadura dejan pocos juguetes bajo el árbol si se comparan con los que dejan en otros puntos del país. Estas son las cifras que revela el informe El gasto en juguetes elaborado por el Boletín de Investigación Constanza Business & Protocol School y recoge Efe.

El estudio abarca el consumo de juguetes por comunidades a lo largo de este año y refleja que los extremeños gastarán alrededor de 25 millones de euros, especialmente en estas fechas navideñas y Reyes. Esto se traduce en una media de 22 euros gastados por habitante al año en juguetes. La cifra es muy similar a la del pasado año y sitúa a la comunidad autónoma a la cola en el ranking nacional.

La previsión del informe, según Efe, es que las comunidades que más gasten en juguetes este año sean nuevamente las más pobladas, Andalucía, Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana, con unas cifras de gastos esperadas de 216, 218, 176 y 143 millones de euros, respectivamente. En cuanto a las cifras más bajas, la previsión está en Melilla y Ceuta con un millón cada una, La Rioja con siete millones, Cantabria con 15 millones y Navarra, 17 millones.

El propio estudio elabora un balance de los últimos cinco años y estima un balance negativo de gasto, es decir, del 2010 al 2015 revela como el gasto en juguetes baja en todas las regiones del país, incluida Extremadura, salvo en Baleares y Canarias, donde ha crecido un 8% y un 2%, respectivamente.

Estacionalidad y coste

El sector del juguete es uno de los que más sufre la estacionalidad en sus ventas, debido a la relevancia que estos cobran en Navidad con motivo de los regalos que los niños reciben por parte de Papá Noel y de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

A esto hay que añadir, según el informe, que países con una industria juguetera tradicionalmente fuerte, como España, han tenido que hacer frente a competidores llegados de países con costes de producción sensiblemente inferiores, como ha sucedido en otras industrias, y también a productos sustitutivos, relacionados con la electrónica, que han supuesto un verdadero desafío, para un sector, que se juega la temporada en apenas tres semanas.