+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EXTREM PURO EXTREMADURA, ESPIGA DE BRONCE AL MEJOR JAMÓN IBÉRICO DEHESA DE EXTREMADURA

"La calidad llega solo con el trabajo diario"

Extrem Puro Extremadura lleva cuarenta años cuidando al máximo la selección genética, las granjas, las dehesas y la alimentación de sus ibéricos

 

Director de Extrem Puro Extremadura 8 Francisco Ruiz de la Torre. - EL PERIÓDICO

REDACCIÓN
12/10/2017

Extrem Puro Extremadura ha logrado tras cuarenta años de esfuerzo la Espiga de Bronce de los Premios Espiga de Jamón Dehesa de Extremadura que cada año convoca Caja Rural de Extremadura. Extrem Puro Extremadura es la marca con la que salen al mercado los productos ibéricos del Grupo Agriculturas Diversas. El director gerente de Extrem Puro Extremadura, Francisco Ruiz de la Torre, explica la alegría que ha supuesto este reconocimiento: «Somos una familia de raíces valencianas y andaluzas que llegamos a Extremadura en los años 70 de la mano del empresario Alfredo Gómez Torres, que se enamoró de la región. A partir de entonces comenzó a introducirse en el mundo del ibérico. Ya en 1988 cuenta con una ganadería establecida y desde entonces trabajamos en la mejora genérica del ibérico. Desde los años 90 nos incorporamos a un secadero, que se adquirió en 2014. En todo este proceso se fueron adquiriendo fincas y haciendo granjas para cerdas-madre. Actualmente tenemos una producción de 11.000 cerdos, la mayor parte de ellos de bellota, con marca propia y departamento comercial. Nos diferenciamos en que controlamos toda la cadena, desde la genética de las madres, pasando por la alimentación, la comercialización y exportando».

Para conseguir este producto excelente y único en Extrem Puro Extremadura son muy estrictos en todos los pasos a desarrollar a la hora de hacer un jamón de bellota con Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Miman la selección genética, la granja adecuada para que las madres estén produciendo tranquilamente, la alimentación, el manejo de los animales, las mejores dehesas. Todo eso con el mejor embalaje posible y en secaderos selectos. «Eso es un esfuerzo todos los días del año. Así se consigue la máxima calidad», explica Francisco Ruiz de la Torre.

Es el primer Premio Espiga para una empresa procedente del mundo ganadero, aunque en el pasado sus cerdos sí han obtenido reconocimientos tras ser procesados por otras firmas.

En Llerena está la sede administrativa de la empresa, donde llegó en los años 70. Ahora cuenta con 18.000 hectáreas de dehesa entre las dos provincias extremeñas. Al año produce 1.500 cerdos amparados. O sea, 3.000 jamones y 3.000 paletas con Denominación de Origen. «Sin embargo, este año la climatología no nos está acompañando. Este año estamos muy preocupados por la sequía», concluye Francisco Ruiz de la Torre.