+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SAN VICENTE DE ALCÁNTARA, FIESTA DEL CORPUS CHRISTI, DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL

El color inunda las calles

San Vicente de Alcántara, desde siempre,celebra la festividad del Corpus Christi, con una procesión de un kilómetro por las calles de la localidad, decoradas con serrín de corcho coloreado

 

Alfombra multicolor 8 Calle de San Vicente preparada para el Corpus. - EL PERIÓDICO

19/01/2017

A principios de la década de los 80, en 1985, unos cuantos de vecinos decidieron sacar el altar a la calle y adornarlo con ramos de flores, macetas de sus casas y una pequeña alfombra delante del mismo hecha con pétalos de flores y serrín de corcho. El resultado gustó mucho, y al año siguiente se sumaron más vecinos a la inciativa.

Los pétalos de flores se fueron sustituyendo por serrín de madera teñida de colores y por serrín de corcho, que no falta en la localidad, recordemos que se San Vicente de Alcántara es conocida como la Ciudad del Corcho, de echo el 90% del tapón de corcho nacional, se fabrica en esta localidad.

El recorrido procesional es de un kilómetro y es circular, por todas las calles por las que pasa se pueden ver alfombras que ocupan todo el ancho de la calle y cenefas que conectan unas con otras.

La fiesta del Corpus Christi en San Vicente de Alcántara, fue declarada de Interés Turístico Regional en 2011, gracias a la labor del ayuntamiento, pero sobre todo gracias a todos los participantes.

También a partir de esta fecha se hizo una Asociación de Amigos del Corpus Christi, en la que hay una directiva, pero los socios son todos los sanvicenteños.

Los materiales que se emplean son serrín de madera, para teñirlo de colores, serrín de corcho, que se usa con su color natural y sal que también se tiñe de colores.

El sábado previo al Corpus, por la tarde, se realizan los dibujos en el suelo. Los dibujos de la alfombras son hechos a mano alzada por vecinos de la localidad, que se ayudan de cuerdas, tizas y pintura para dejarlos definidos. El domingo, antes del amanecer se comienzan a rellenar los dibujos. En esta labor, puede participar todo aquel que se preste, siempre son bienvenidas manos que ayuden a realizar el trabajo, ya que las alfombras deben estar acabadas antes de que pase la procesión. Normalmente, se suelen acabar sobre las 11, las más laboriosas sobre las 12 de la mañana y a las 13.30 horas, pasa la procesión, con la sagrada forma acompañada por los niños y niñas que ese año han hecho la comunión, vestidos con sus trajes y una vez que pisan las alfombras, quedan destruidas.