Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Destino: las estrellas

Los cielos extremeños ofrecen especiales condiciones para su observación y fotografía. El Parque Nacional de Monfragüe ha sido reconocido por ello como Destino Turístico Starlight


20/01/2017

 

Extremadura está más cerca de las estrellas que nunca. A finales de 2016 el Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Monfragüe fueron reconocidos como Destino Turístico Starlight de Extremadura. Simplemente se trata de un certificado de calidad de los cielos extremeños como ideales para la práctica del astroturismo, una modalidad minoritaria, pero que cada día va ganando más adeptos. Los cielos extremeños –a diferencia de otras áreas pobladas de España y de Europa- carecen de contaminación lumínica, y por supuesto química. Los cielos despejados son ideales para la realización de fotografías nocturnas en las que apreciar, junto a monumentos y patrimonio, estrellas y constelaciones. La fotografía astronómica requiere de un equipo concreto y de mucha paciencia. El viajero que la practica suele tener capacidad adquisitiva y dedica el día a recorrer patrimonio. Cuando cae la noche sale con su cámara a fotografiar el firmamento en todo su esplendor.

El Destino Starlight abarca diferentes municipios de la zona: Torrejón el Rubio, Serradilla, Casas de Millán, Malpartida de Plasencia, Mirabel, Cañaveral y Pedroso de Acím, quienes se han unido a la Declaración sobre la Defensa de Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas.

Algunos de ellos forman parte de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe. Esto no quiere decir, por supuesto, que estos municipios sean los únicos desde los que se pueda hacer una buena foto astronómica en Extremadura.

Si no se dispone de un equipo mínimo para la observación de estrellas –aunque en estos espacios solo con mirar al cielo ya es una experiencia- lo mejor es acercarse al Observatorio Astronómico de Monfragüe.

Se trata de un edificio rehabilitado a tan solo 200 metros de Torrejón el Rubio. Tiene una cúpula de diez metros de diámetro en la que cabe una decena de personas. El telescopio es un Meade de 25 centímetros. Para poder organizar una visita a este observatorio hay que llamar antes, o enviar un correo a turismotorrejonelrubio@gmail.com.

CONDICIONES / Un clima benigno, una atmósfera transparente y la oscuridad del cielo (con valores de oscuridad por encima de 21,6 mag/arcsec2) han sido esenciales en el reconocimiento de la Fundación Starlight. Ha sido necesario un largo trabajo de estudio, así como auditorías de los servicios turísticos y de la calidad del cielo. El objetivo es seguir trabajando para subir un peldaño más y convertirse en Reserva Starlight. La fundación que concede estos reconocimientos fue creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Su método de certificación está avalado por organismos de la talla de la Unesco, Organización Mundial del Turismo y la Unión Astronómica Mundial. Desde 2011 ha concedido 16 Destinos Starlight. El primero de ellos fue al gran lago Alqueva, compartido entre Extremadura y Portugal.

Las posibilidades del cielo extremeño son enormes. A ello contribuye la baja densidad demográfica. La Red de Hospedería de Extremadura ofrece a sus clientes la posibilidad de disfrutar de la astronomía gracias a varias iniciativas. Así lo ha hecho de forma experimental en sus establecimientos de Jerte, San Martín de Trevejo y Llerena, desde donde ha retransmitico espectáculos celestas a través de sus cámaras, vía streaming.

EMPRESAS / Otro ejemplo de la importancia del astroturismo en Extremadura es la empresa Entre Encinas y Estrellas, que recientemente ganó el VI Premio Espiga Mundo Rural que concede Caja Rural de Extremadura. Este complejo astronómico y de turismo se encuentra en Fregenal de la Sierra y alquila observatorios individuales a astrónomos, además de ofrecer servicios dedicados al turismo del conocimiento de calidad. Astrónomos profesionales y amateurs pueden alquilar observatorios individualmente para alojar su telescopio (hosting) y trabajar con él remotamente a través de Internet. Están concebidos con las exigencias de la más alta calidad y tecnología disponible actualmente, como si se trataran de observatorios profesionales.

EXPERIENCIA /Una muestra de la experiencia que puede sentir el turista en Monfragüe se dará a conocer en la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en la que Extremadura instalará una cúpula desde donde el visitante podrá observar, con una panorámica de 360 grados, una representación de las maravillas estelares que se pueden disfrutar en la región extremeña.

Asimismo, Extremadura presentará la guía ‘Extremadura: Paisajes de Estrellas’ una forma de tocar, leer, conocer y descubrir el cielo extremeño sin alzar la vista.

Esta guía ofrece una selección de diez destinos de observación celeste repartidos por toda la región que nos ayudará a conocer mejor lugares ‘clave’ para la contemplación del cielo extremeño. Con la posibilidad de seleccionar los destinos y descubrir lo que ofrece al turista cada lugar de observación, recomendaciones de acceso y observación, coordenadas y fotografías.

También el espacio es perfecto para hacer quedadas o encuentros con el espacio como argumento, observaciones astronómicas para colegios y acontecimientos como Día Mundial del Sol, Avistamiento de Cometas o Lluvias de Estrellas.

Un ejemplo de apasionado por los cielos y la fotografía es Tomás González, ‘noctógrafo’ cacereño cuyas imágenes ilustran esta página. Y tiene un dicho: “No tengas miedo cuando todo se ponga tan oscuro, recuerda que en la oscuridad es cuando salen las estrellas”.

Normalmente sale una vez a la semana con su hermano Manuel a captar estas imágenes tan singulares, pero cuando no puede, algunas veces lo hace solo y ha sentido cierto temor a la oscuridad.

Tomás asegura que al principio había un dato que le resultaba llamativo: «Los fotógrafos nocturnos habitualmente volvemos a casa, después de una sesión de trabajo de tres o más horas, con dos o cuatro fotos salvables, cuando en la fotografía diurna los fotógrafos vuelven con ¡¡150 fotos!!».

Grosso modo existen dos tendencias en la fotografía nocturna. La primera es la paisajística y urbana, en la que solo se iluminan los elementos a destacar. La otra gran tendencia es la Ligth Painting o pintura con luz, más artística y artificial, creando un escenario único e irreal.

Para ello hace falta una cámara réflex que se pueda poner en modo Buld, para hacer exposiciones de más de 30 segundos. El trípode es esencial para que la foto no salga movida, así como un disparador remoto que evite vibraciones a arruinarían la toma.