+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL GP DE JAPÓN DE F-1

Hamilton, el otro 'Hijo del Viento'

El piloto inglés logra la 'pole position' en uno de los pocos circuitos que aún se le resistía

 

Lewis Hamilton celebra la pole en Suzuka. - REUTERS / TORU HANAI

MIGUEL MARTÍNEZ
07/10/2017

El monoplaza se siente como una pluma descargado de peso, solo hay gasolina para esa vuelta, neumáticos para un giro, un solo intento... ahí se acaban las ventajas. No hay más rivales, ni adelantamientos, ni estrategias; es el piloto contra el crono, nada más, es un momento mágico de poco más de un minuto que mide la velocidad pura del conductor. Hay alguien nacido en la localidad inglesa de Stevenage hace 32 años que resulta casi místico en ese momento. Lewis Hamilton ha batido todos los récords históricos en clasificación. Este año superó las 65 'poles' de Ayrton Senna, las 68 de Michael Schumacher. En Suzuka ha sumado este sábado ayer la 71ª 'pole position'. Y no será la última. Es el indiscutible rey de la velocidad pura.

Aunque 'Schumi' sumaba tres más, siempre se consideró a Senna el rey de la velocidad a una vuelta. Sus 65 'poles' llegaron en menos carreras, con coches menos competitivos que los del 'Kaiser'. Por eso, Hamilton lloró cuando la hermana de Senna le regaló un casco del astro brasileño al igualar el récord en Canadá.

CLAVADITO A SENNA

Paddy Lowe, ahora director técnico de Williams, fue ingeniero en Mercedes y en McLaren con Hamilton y de Senna en McLaren. «Indudablemente, Hamilton tiene la misma velocidad pura que Ayrton», asegura sin pestañear. «Senna, y ahora Hamilton, son capaces de sacar una vuelta extraordinaria. No pueden hacerlo todos los sábados, pero, de vez en cuando, simplemente salen y dices: ‘¡Uf! ¿De dónde ha salido eso?’».

Es algo innato, una sensibilidad especial para intuir el comportamiento del neumático, para frenar un par de metros más tarde, para hacer un paso por curva unas milésimas más rápido, para cerrar una vuelta que no está al alcance de nadie más. «Cuando el coche tiene un equilibrio perfecto, cuando lo sientes, cuando eres solo uno contra la pista, es algo místico», dice el tricampeón del mundo camino del cuarto título.

«Es el piloto más rápido en la F-1, tiene una velocidad extrema, y cuando hace una vuelta rápida, es el maestro», dice el tricampeón Jackie Stewart. Jenson Button conoce bien a Lewis. Compartió box en McLaren con él, del 2010 al 2012. «Lewis es quizá el más rápido de la historia en clasificación. Cuando era su compañero y, de repente, era tan rápido, te preguntabas ¿cómo lo hace?».

EL COCHE NO LO ES TODO

Es verdad que casi siempre ha disfrutado de un coche rápido, desde su debut en F-1 en la temporada 2007 con McLaren, una campaña en la que ya sumó cuatro 'pole positions'. Al año siguiente fue campeón... En realidad solo en el 2009 y el 2011 con McLaren y, en el 2013, con Mercedes, no disfrutó de uno de los mejores coches de la parrilla. Y, en los últimos cuatro, ha conducido un misil, el Mercedes, con un mapa motor que le permite volar a una vuelta. Pero la mecánica no lo es todo.

«Es una bestia frenando, pero no es solo eso: simplemente es capaz de ir rápido desde el primer segundo de la crono, con cualquier coche, en cualquier circuito, con sol, nubes o bajo la lluvia», explica Pedro de la Rosa, excompañero en McLaren del rey de la velocidad, la que su padre, Anthony, intuyó al bautizarle con el nombre de 'Lewis Carl' en homenaje al fenomenal velocista americano, 'el Hijo del Viento'.