+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRIUNFO SIN OPERACIÓN

El campeón del mundo de karaoke es de Valladolid

Jonathan Calleja, de 29 años, quiere representar a España en Eurovision

 

Jonathan Calleja, cantando en estereofonía. - EFE

EL PERIÓDICO
04/12/2017

El artista vallisoletano de 29 años Jonathan Calleja es el nuevo campeón del mundo de karaoke tras vencer a más de 5.800 candidatos en una dura final celebrada en Myanmar, que le permitirá grabar en un estudio profesional y tras lo cual, según confiesa, le gustaría representar a España en Eurovision.

La competición de 'I-Sing', celebrada el pasado mes de octubre, sigue un formato similar a los concursos de talentos y el popular karaoke, en el que los participantes interpretan hasta cuatro temas en diferentes fases que son puntuados por un jurado internacional.

Pavarotti le dio el triunfo
Calleja logró la máxima puntuación del jurado en la final con su interpretación del tema de Pavarotti 'Nessun Dorma', fase a la que accedió tras superar tres pruebas previas, una de ellas en formato de batalla contra el representante de Camboya. En ese encuentro había que interpretar algo representativo del país y Calleja subió al escenario con 'Se nos Rompió el Amor', de Rocío Jurado.

"Entonces yo me vestí con un traje de corto que compré en el Rocío y lo modifiqué para hacerlo más de torero y más flamenco", cuenta el ganador, quien añade: "Tenía que mostrar la identidad propia española ante el mundo, en un país de Asia, y al final eso es lo que nos hace únicos", según ha explicado en una entrevista con Efe.


Jonathan Calleja, en Valladolid. / EFE

Su participación no fue exclusivamente "flamenca", pues en la semifinal acaparó los votos del jurado versionando a Celine Dion y en la presentación y primera toma de contacto se decantó por el tema que representó a Italia en Eurovisión 2015, 'Grande Amore' de Il Volo.

Muchas tablas
Jonathan relata sobre el concurso que la forma de participar era muy diferente a lo que un español acostumbra: "A las dos de la tarde comenzaba la gala, con un ensayo previo a las diez de la mañana, me levantaba a las seis para despertar y calentar la garganta".

Pero reconoce que se sintió seguro en todo momento por sus tablas en el escenario, ya que ha trabajado durante 12 años en espectáculos de transformismo por toda España. Por eso cuando se le pregunta por lo que presentaría a Eurovisión, él, sin adelantar nada, considera que aportaría "novedad" y "una imagen de que España es un país abierto y más comprensivo de lo que parece".

"Algo que veo que pasa mucho, por ejemplo, es que las señoras van a Benidorm y ven espectáculos de 'drags' que les encantan y se preguntan si lo hay en Valladolid", relata Calleja, cuyo personaje 'drag' Ácida Liss es uno de los más reconocibles y queridos de la ciudad.

Un bar con oferta variada
Jonathan compaginará a partir de ahora su trabajo en el mundo del espectáculo con los conciertos que dará en una orquesta que le ha fichado tras su victoria, pues su objetivo es adquirir más experiencia, rodaje y dominar la escena.

Más allá de su carrera artística, Jonathan regenta un bar en Valladolid, El Burlesque, en el que da cabida al espectáculo con una propuesta "variada" a artistas de todo tipo, que actúan ante un público que califica de "maravilloso".