+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENVEJECIDO Y DESCUIDADO

El cocinero Sergi Arola, crisis económica y personal

El aspecto físico que el chef catalán luce en Instagram deja entrever que no pasa por uno de sus mejores momentos

 

El chef Sergi Arola, junto a su exnovia Silvia Fominaya. - OSCAR VIFER

EL PERIÓDICO
16/01/2018

Dos estrellas Michelin no garantizan la estabilidad económica y personal. Esa es la enseñanza que se podría extraer de la historia de Sergi Arola, un reconocido chef que no parece pasar por sus mejores momentos, a la vista de las imágenes que se pueden ver de él en Instagram. En esas fotografías aparece envejecido y con un aspecto descuidado que hacen sospechar lo peor. El cierre de su restaurante en Madrid, en septiembre pasado -tras su divorcio profesional con su exmujer- y los problemas con Hacienda parecen estar pasando factura al cocinero catalán, que hace unos días tuvo que acudir a Urgencias por un ataque de ansiedad, según ha informado el programa de TVE Corazón.

Una situación extraña en alguien que pasa por ser el discípulo más brillante de Ferran Adrià y que ha llegado a gestionar a la vez 14 establecimientos culinarios. Pero lo cierto es que en el 2016 tuvo que clausurar el restaurante Arola Gastro que tenía en Madrid, acuciado por las deudas con Hacienda y por las deterioradas relaciones con su exmujer, Sara Fort, madre de sus dos hijas. Tres años atrás, el fisco le había precintado durante unas semanas su famoso negocio por una deuda de 148.000 euros con la Agencia Tributaria y de 160.000 con la Seguridad Social. El débito con bancos y proveedores se ha ido hinchando, hasta alcanzar los siete millones de euros, lo que ha situado a su empresa Fortarola Restauración en el punto de mira de la unidad antifraude de Hacienda. La actividad mercantil de Arola ha quedado reducida al restaurante LAB by Sergi Arola, en el lujoso Penha Logna Hotel de Sintra (Portugal), y a su labor como jurado de la versión chilena del televisivo Masterchef.

En el terreno sentimental tampoco le ha ido bien al chef catalán. Divorciado de Sara Fort en el 2012, inició tres años después una relación sentimental con la presentadora y modelo Silvia Fominaya que duró solo cuatro meses. Menos mal que la ruptura ser produjo de forma tan civilizada que el propio Arola ayudó a suexnovia a abrir su restaurante Por la Jeta en A Coruña. "Silvia es una mujer maravillosa, llena de virtudes, una madre excepcional y una amiga y pareja imbatible. Estoy profundamente enamorado de ella, en cada momento estoy y estaré donde ella me necesite", ha escrito el cocinero hace unos meses en Instagram.

ACLARACIÓN RESPECTO A MI ENTREVISTA EN LA REVISTA NUEVA MUJER (Sigue...) es bastante más interesante, constructiva y gratificante para el público, que el morbo (para mi gusto insano y poco constructivo) de la relación que pueda tener o dejar de tener con Silvia Fominaya. Adoro Chile, de verdad, es un país maravilloso que me ha recibido de un modo increíble y en verdad me encantaría en breve podérselo enseñar a Silvia, creerme cuando os digo, que Silvia es una mujer maravillosa, llena de virtudes, una madre excepcional y una amiga y pareja imbatible, que estoy profundamente enamorado de ella, que entiendo cada una de sus razones para hacer y obrar como considere en cada momento, y que en cada momento estoy y estaré donde ella me necesite. Me gustaría, para acabar, de verdad que se mantuviera en los medios de comunicacion, a Silvia completamente ajena a ninguna clase de comentario, es mas, puedo aseguraros que si alguien a lo largo de todo este tiempo ha salido perjudicada, ha sido ella y solamente ella, respecto a alguna de mis actuaciones, y que ella fiel a su manera de ser, ha permanecido discreta en su sitio y en ningún momento ha entrado o dado ninguna clase de titular, morbo o escándalo. Muchísimas gracias y un cordial saludo a tod@s Sergi Arola

Una publicación compartida por Sergi Arola (@sergiarola) el

Sensación de soledad 
En esa red social es donde se ha hecho más patente la crisis económica y personal por la que atraviesa el célebre chef, que ha colgado mensajes preocupantes para sus más de 67.000 seguidores. El que llama más la atención es el que colgó el pasado 1 de enero para estrenar el año, con una foto suya viajando en tren hacia Ginebra: "Mismo vagón, mismo tren, misma hora solo que un año más tarde... exactamente las mismas sensaciones, la misma soledad!".