El Periódico Extremadura | Viernes, 28 de julio de 2017

'LA VIDA NO VA DE CROMOSOMAS' LEMA DE LA JORNADA ORGANIZADA POR LA FEDERACION ESPAÑOLA

Un millar de personas en el Día Mundial del Síndrome de Down

La inclusión real en la sociedad y en el mundo laboral son los retos pendientes. En la asociación cacereña trabajan para las familias 18 técnicos especialistas

SARA FONTAN 21/03/2015

Ayer miles de personas salieron a las calles de todo el país para celebrar juntas el Día Mundial del Síndrome de Down. En Cáceres, la convocatoria reunió a un millar de personas en el Paseo de Cánovas para vivir una jornada de concienciación ciudadana y actividades lúdicas para los más pequeños.

"Para el desarrollo de la humanidad es necesario reconocer que somos diferentes, diversos, y dentro de esta diversidad ocupa un lugar destacado la discapacidad, como algo indivisible de la misma", proclamó José Felipe Arroba Conde, presidente de la Asociación Sídrome de Down de Cáceres, en el inicio de la lectura del manifiesto.

Junto a los numerosos adultos, un grupo más numeroso aún de estudiantes de los colegios Francisco Pizarro, Giner de los Ríos, Alba Plata, Delicias, San Antonio y Sagrado Corazón, entre otros.

La jornada también incluyó una marcha hasta la Ciudad Deportiva para "reivindicar la inclusión de las personas con síndrome de down en la sociedad". Y es que aunque todos los presentes coincidieron en señalar que se ha avanzado mucho en estos dieciocho años que lleva funcionando la asociación en Cáceres, también compartían la opinión de que "aún es largo el camino por recorre", según declaró a este periódico Andrés Talavero, director gerente de la asociación. Los problemas comienzan a surgir cuando los afectados por el síndrome de Down abandonan la infancia y comienzan la adolescencia y continúan en el momento de su integración en el mundo laboral.