+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NOCHEVIEJA EN TURQUÍA

Caza al hombre en Estambul tras la masacre terrorista

Las autoridades turcas tratan de dar con el autor de la muerte de 39 personas en una discoteca en la fiesta de Fin de Año. Entre las víctimas mortales hay al menos 22 extranjeros, y otras 65 personas han resultado heridas

 

La policía forense examina la zona de la discoteca donde se ha producido el ataque, en Estambul. - reuters

EL PERIÓDICO / BARCELONA
01/01/2017

El año 2017 ha empezado sin tregua, con una nueva masacre terrorista en Estambul. Un hombre armado irrumpió en la noche de Fin de Año en una exclusiva discoteca de Estambul y abrió fuego indiscriminado contra la multitud que celebraba el año nuevo, causando al menos 39 muertos y 65 heridos, según el Ministerio del Interior de Turquía. El autor del ataque sigue huido y una caza al hombre se ha desatado para dar con su paradero. La autoría del atentado no está clara, según las autoridades.

 Al menos 22 de las víctimas mortales tienen nacionalidad extranjera, la mayoría de ellos de países árabes: cinco ciudadanos de Arabia Saudí, tres iraquís, tres libaneses, tres jordanos, dos indios, un kuwaití, una israelí, un libio, un turco-belga, un tunecino y su esposa, con doble nacionalidad tunecina y francesa. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores de España aseguraban este domingo que por el momento no les constaban víctimas españolas.

El ataque, que ha causado conmoción en todo el mundo, tuvo lugar en la discoteca Reina, un conocido local de ocio en Estambul, a orillas del Bósforo. Una imagen captada por una cámara de seguridad muestra al terrorista, vestido de negro, con la cabeza cubierta y armado con un fusil de asalto, irrumpiendo en el local hacia la 1.15 de la madrugada (23.15 del sábado en España). Tras sembrar el pánico y la muerte en el local, abandonó el arma en el mismo lugar de los hechos y aprovechó la confusión para huir.

"Las operaciones para encontrar al terrrorista siguen. Esperamos que sea pronto capturado", declaró el ministro turco del Interior, Suleyman Soylu. Según distintas fuentes, en el interior de la discoteca había entre 500 y 800 personas. Algunos testigos relataron como algunas de ellas saltaron a las aguas del Bósforo para huir. La guardia costera realizó una operación para rescatarlos.

CELEBRIDADES Y FUTBOLISTAS
Según explicó el gobernador de Estambul, Vasip Sahin, el atacante mató primero a un policía y un civil que estaban en la puerta de la discoteca Reina, un local frecuentado por celebridades, futbolistas, actores y empresarios. Una vez dentro, "de forma salvaje y despiadada, ametralló a las personas que simplemente celebraban el Año Nuevo", añadió. Según la cadena NTV, el terrorista disparó entre 120 y 180 balas en los siete minutos que duró el asalto, mientras mucha gente trataba de refugiarse debajo de las mesas. Luego cambió de atuendo y emprendió la huida.

Hasta el momento, ningún grupo se ha atribuido este atentado, aunque los medios turcos afirman que la policía centra sus investigaciones en la rama local del Estado Islámico (EI). Testigos citados por la agencia local Dogan han afirmado que oyeron al terrorista hablar en árabe, pero las autoridades no han confirmado ese extremo.

El país se ha visto golpeado por una cadena de ataques en los últimos meses. Unas 300 personas han muerto en el 2016 en atentados cometidos por el EI, en represalia por la intervención turca en la guerra de Siria, o por el grupo armado kurdo Halcones de la Libertad del Kurdistán, una escisión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Murat Karayilan, uno de los jefes del PKK, se ha apresurado a afirmar este domingo que "las fuerzas kurdas no han tenido nada que ver" en esta masacre.

ENORME DESPLIEGUE POLICIAL
El primer ministro, Binali Yildirim, ha afirmado que todavía no está clara la autoría del atentado, aunque algunos elementos "comienzan a emerger". Hasta 25.000 policías estaban desplegados en Estambul en la noche de Fin de Año para evitar un atentado como el que finalmente ocurrió.

El presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, llamó a la calma y afirmó que el objetivo de este atentado era "destrozar la moral del pueblo sembrando el caos". "Pero estamos decididos a eliminar estas amenazas de raíz", aseguró. El líder de la oposición laica, Kemal Kilicdaroglu, acusó al Gobierno islamista de ser "incapaz" de frenar los atentados en el país.

En la noche del domingo, los ciudadanos de Estambul dejaban flores y velas en una lona azul tendida frente a la discoteca, bajo la mirada de una decena de policías fuertemente armados.