+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESPIONAJE

El 'kompromat', versión rusa del chantaje por relaciones sentimentales

El escándalo de espionaje en EEUU pone sobre la mesa la táctica de espionaje usada por el KGB

 

John Profumo, protagonista de uno de los casos de espionaje más famosos de la guerra fría, con la reina Isabel, en una fotografía tomada en 1966 en Londres. -

EL PERIÓDICO
12/01/2017

El escándalo de espionaje que arrasa en EEUU ha puesto en evidencia la utilización de una táctica clásica de todos los servicios de inteligencia pero, especialmente, del KGB en la época soviética, : el 'kompromat' (dosier comprometedor). Mil veces reproducido en películas, no es más que comprometer al espiado poniéndole en bandeja a una belleza con la que acabará manteniendo relaciones.

Tras la desaparición de la Unión Soviética, en los años 90, el'kompromat' fue moneda corriente con el objetivo de desacreditar a hombres de negocios, políticos y altos funcionarios. "Todos los servicios secretos del mundo lo utilizan y nosotros no somos menos", reconoce a France Press el experto Mikhaïl Lioubimov, que durante un largo periodo dirigió las operaciones del KGB en el Reino Unido y los países escandinavos.

 
Fotografiado con una pareja del mismo sexo a pesar de que la homosexualidad estaba prohibida en el Reino Unido, John Vassall, agregado naval británico en Moscú de 1954 a 1956, fue forzado a convertirse en uno de los más cébres espias del KGB en Gran Bretaña.

Su compatriota, John Profumo, ministro de la Guerra, cayó en 1963 en una trampa similar: tenía encuentros con una joven de 19 años que también era la amante de de un alto cargo soviético destinado en Londres.

En 1964 le tocó el turno al embajador francés Maurice Dejean, un hombre casado, cuando agentes del KGB le filmaron con una joven actriz rusa provocando que fuera requerido por París y, posteriormente, cesado por de Gaulle.

Ya más recientemente, en el 2009, un diplomático británicodestinado en Rusia se vió obligado a dimitir después de la difusión por internet de un vídeo donde se le mostraba con dos prostitutas.

"El chantaje por las relaciones sentimentales es tan antiguo como el propio amor", destaca el antiguo espía Mikhaïl Lioubimov. Tras la guerra fría, las víctimas de esta táctica, sin embargo, pasaron a ser los propios rusos, concretamente, en la guerra entre oligarcas por el control de las grandes empresas.

Temas relacionados