+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SEXO Y ESPÍAS

Muere Christine Keeler, figura clave de un caso de espionaje en la guerra fría

En los años sesenta, la modelo británica, que tenía entonces 19 años, entró en una red de prostitución y en un triángulo amoroso con un diplomático soviético y el ministro de Defensa conservador británico, que tuvo que dimitir

 

Christine Keeler en una fotografía de julio de 1963. - AP

EFE
06/12/2017

La exmodelo británica Christine Keeler, figura clave del caso Profumo, que causó una crisis en el Gobierno conservador de Harold Macmillan en la década de los 60 en el Reino Unido, ha muerto a los 75 años, informa 'The Guardian'. Fuentes de la familia han declarado al periódico que Keeler, que padecía una enfermedad pulmonar, falleció el lunes en el hospital universitario Princess Royal de Farnborough, en el sureste de Inglaterra.

Su hijo, Seymour Platt, de 46 años y que reside en Irlanda, ha declarado al diario que "hubo mucho bien en la trágica vida" de su madre, a la que los acontecimientos de los años 60 hicieron "mucho daño".

Con solo 19 años, Keeler, que en la época trabajaba en cabarets del Soho londinense, se vio involucrada en uno de los escándalos políticos más sonados de la historia reciente del Reino Unido.

La joven fue una de las mujeres captadas por el osteópata Stephen Ward, que montaba fiestas sexuales para la aristocracia británica, y mantuvo una relación con el entonces ministro de la Guerra conservador, John Profumo.

MENTIR AL PARLAMENTO

El 5 de junio de 1963, en plena Guerra Fría, Profumo se vio obligado a dimitir al revelarse que había compartido a Keeler con Yevgeny "Eugene" Ivanov, un destacado agregado naval de la Embajada soviética en Londres, y que había mentido sobre el asunto al Parlamento.

Abochornado y desprestigiado, John Profumo (1915-2006) dejó el Gobierno de MacMillan, entre acusaciones de que había puesto en riesgo la seguridad nacional.

Las connotaciones políticas del suceso acabaron con la carrera política del diputado "tory", que acabó trabajando en un centro de ayuda a personas sin hogar del este de Londres, lo que le valió en 1975 la condecoración de Comandante del Imperio Británico (CBE, siglas en inglés).