+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GUERRA EN EL PAÍS ÁRABE

La tregua en Siria pende de un hilo

La ofensiva del régimen en las afueras de Damasco deja sin agua a 5,5 millones de personas

 

Fotografia sin fechar, facilitada por el Ministerio de Defensa ruso, de la zona este de Alepo. -

EL PERIÓDICO
03/01/2017

Como tantos otros intentos anteriores, la actual tregua en la guerrade Siria, teóricamente vigente desde el pasado viernes bajo los auspicios de Rusia y Turquía, parece poco digna de ese nombre y tener escaso futuro. El Ejército sirio ha proseguido este martes suofensiva en el valle del río Barada, zona controlada por los rebeldes a las afueras de Damasco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), organización opositora con sede en Londres pero con una amplia red de observadores sobre el terreno.

El OSDH afirmó en un comunicado que las fuerzas gubernamentales llevaron refuerzos militares a la zona y bombardearon los pueblos de Basima y Ain al Jodra, entre otras áreas del valle. Asimismo, hubo disparos de ametralladora contra colinas de la región y se lanzaron proyectiles de artillería contra Ain al Fiya, la zona en la que se encuentran los manantiales de agua que abastecen a Damasco y sus alrededores, donde unos cinco millones y medio de personas sufren su escasez desde finales de diciembre, según la ONU.

 
NEGOCIACIONES EN EL LIMBO


La ofensiva ha sido considerada por la oposición como una "grave violación de la tregua" y ha llevado al Ejército Libre Sirio (ELS) a anunciar que "congela" su participación en las negociaciones previstas para finales de mes en Astaná, la capital de Kazajistán.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal formación política de la oposición, pidió este martes en un comunicado a Rusia que garantice que las fuerzas del régimen no violen la tregua. Según el OSDH, desde que comenzó han muerto ocho civiles, entre ellos dos niños, por disparos y bombardeos de las fuerzas gubernamentales en las periferias de Damasco, Alepo y Homs. Esta cifra supera a las de anteriores altos de fuego: en septiembre pasado hubo siete civiles muertos en los primeros cuatro días de tregua, y en febrero se registraron dos.

El acuerdo de alto el fuego excluyó a los grupos considerados terroristas, que continúan siendo blanco de bombardeos y otros ataques. Así, las fuerzas gubernamentales también realizaron este martes un ataque de artillería en una zona rural del norte de la provincia de Homs en la que murieron siete integrantes del Frente de la Conquista del Levante, antiguo Frente Al Nusra (ex filial siria de Al Qaeda), según informó la agencia oficial Sana.