+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROTECCIONISMO POLÉMICO

Trump amenaza a Alemania con imponer aranceles a coches de BMW

El gobierno critica la decisión del magnate de introducir un impuesto del 35% para las importaciones automovilísticas que lastraría su sector

 

Un vehículo BMW. -

CARLES PLANAS BOU
16/01/2017

En la primera ronda de entrevistas que ha concedido a la prensa tras su victoria el presidente electo estadounidense Donald Trump no ha dejado títere con cabeza. Especialmente preocupado se ha despertado este lunes el sector automovilístico alemán, estupefacto tras conocer que el magnate ha amenazado con introducir una tasa de aranceles de hasta el 35% para las importaciones de vehículos.

Aunque la medida tendría un impacto negativo en todos los fabricantes extranjeros, Trump ha apuntado directamente al caso alemán. “Si vas por la Quinta Avenida de Nueva York todo el mundo tiene un Mercedes Benz en la puerta de su casa. ¿Cuántos Chevrolets ves en Alemania? No muchos. Esto tiene que funcionar en ambos sentidos”, ha esgrimido como argumento para criticar la diferencia entre la balanza automovilística de ambos países.

Esta decisión se lee como un duro contragolpe contra BMW, el líder mundial en ventas entre los fabricantes de gama alta, quien anunció la creación de una nueva planta de fabricación en México desde la cual exportaría más fácilmente a los Estados Unidos. Trump ha pedido a al poderoso fabricante alemán “que se olvide” de México y que traslade su producción dentro del país para potenciar así su proteccionismo económico. BMW ha ignorado esa amenaza y ha remarcado su proyecto en el país centroamericano sigue en pie.

CRÍTICAS DESDE BERLÍN

La reacción no se ha hecho esperar en Berlín. El vicecanciller alemán y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, ha respondido con contundencia a la amenaza de Trump y a su crítica de que hay demasiados vehículos alemanes en las calles americanas. “Que los estadounidenses construyan mejores coches”, ha sentenciado. Además, el líder de los socialdemócratas ha remarcado que esperará a ver la decisión del Congreso, esperanzado que la mayoría de republicanos lo vean como un ataque al característico libre mercado estadounidense. “Creo que la principal factoría de creación de BMW ya está en los Estados Unidos. Imponer una tasa del 35% para las importaciones debilitaría la industria automovilística estadounidense”, ha añadido.

Actualmente los fabricantes del motor alemanes generan un importante número de puestos de trabajo al otro lado del Atlántico. Así, BMW tiene aproximadamente 70.000 empleados en Estados Unidos, Volkswagen 3.200 y Daimler 5.000 más. Todas estas compañías y Audi tienen plantas de trabajo en México que se verían dañadas por el plan de la nueva administración.

Trump ha apuntado reiteradamente que bajo su mandato Estados Unidos virará hacia un rumbo más nacionalista, conservador, aislacionista y proteccionista. Así como el país debe cerrar las puertas a los musulmanes y a los refugiados y dar la espalda a la economía globalizada, los coches de los estadounidenses deben ser estadounidenses.

Temas relacionados