9:17 h. SEGÚN LA FAMILIA

Uno de los fallecidos en Benghazi es un ex miembro de las fuerzas de élite

REUTERS / EUROPA PRESS 14/09/2012

Uno de los cuatro estadounidenses fallecidos en el ataque perpetrado el pasado martes contra el consulado de Estados Unidos en la ciudad libia de Benghazi es un ex miembro de las fuerzas de élite estadounidenses.

La familia ha informado, a través de una agencia de relaciones públicas, que el ex Navy SEAL Glen Doherty, de 42 años de edad, que estaba trabajando como guardia de seguridad privado, es una de las dos víctimas mortales que aún no han sido identificadas por el Departamento de Estado.

"No os sintáis mal, él murió sirviendo a un hombre al que respetaba, protegiendo las libertades que disfrutamos los estadounidenses, haciendo algo que le encantaba", ha dicho Brandon Webb, un ex Navay SEAL amigo de Doherty.

El fallecido concedió una entrevista a la cadena estadounidense ABC la semana pasada en la que reveló que estaba trabajando en una misión de Inteligencia del Departamento de Estado para localizar y destruir misiles tierra-aire.

"Cuando ABC News habló con Doherty, el pasado mes de agosto, estaba disfrutando de unos días de descanso en California antes de regresar a Libia, justo hace unos días", ha informado la televisión norteamericana.

Además de Doherty, se sabe que en el ataque al consulado murieron el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, y el experto en tecnologías de la información Sean Smith. Quedaría por identificar al cuarto fallecido.

El ataque al consulado estadounidense en Benghazi comenzó a última hora del martes, cuando un grupo de milicianos se concentró a sus puertas para protestar por la película 'La inocencia de los musulmanes', que hace una parodia del profeta Mahoma, una figura sagrada para el Islam.

Los manifestantes intentaron asaltar la representación estadounidense, por lo que las fuerzas de seguridad libias y los guardias de seguridad estadounidenses intervinieron para evitarlo, dando lugar a un enfrentamiento que se extendió a los alrededores y que se prolongó durante horas.

La película, de producción estadounidense y egipcia, ha suscitado protestas similares frente a la Embajada del país norteamericano en El Cairo durante tres días consecutivos, dejando decenas de heridos, y frente a la sede diplomática en Saná, donde se ha saldado con al menos cuatro muertos y 44 heridos.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: