+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COBIJO

El Vaticano abre una iglesia a inmigrantes y 'sin techo' e invita a seguir la iniciativa

El Papa invita a otros templos a hacer lo mismo mientras duren las bajas temperaturas

 

La iglesia de San Calixto, preparada para acoger inmigrantes durante la ola de frío, en Roma. - REUTERS / ALESSANDRO BIANCHI

EL PERIÓDICO
14/01/2017

“Abran las parroquias a los refugiados”. El Papa Francisco lo ha dicho en varias ocasiones. Algunos, dentro del propio clero, reaccionaron con indiferencia, otros incluso con cierto malestar. Pero quizá nadie se imaginaba asistir a la imagen de una iglesia del Vaticano reconvertida en dormitorio, con camas colocadas ante el altar, allí donde suelen sentarse los fieles en las misas. Y, sin embargo, eso es precisamente lo que está aconteciendo durante las noches en la nave central de la iglesia de San Calixto, en el barrio romano de Trastevere.

La iniciativa, que fue puesta en marcha el pasado 7 de enero, consiste en dar cobijo a refugiados, inmigrantes y 'sin techo', incluidos italianos, “que están en la calle y no tienen otro refugio”, en momentos en los que el frío es particularmente severo. En concreto, entre las facilidades ofrecidas se incluyen camas, mantas y servicios higiénicos, en locales que cuentan con calefacción. Además de ello, aquellos usuarios que lo deseen reciben gratuitamente una cena caliente a partir de la siete de la tarde y también se ofrece información sobre cuestiones sanitarias.

 La idea es extender la iniciativa. Una iglesia de Piacenza (norte de Italia) en las últimas semanas ya ha empezado a permitir que algunos inmigrantes duerman en el lugar. Igual que en varios templos de Sicilia, donde los continuos rescates en el mar de migrantes colapsan a menudo los centros de acogida.

En San Calixto, “los espacios de la iglesia se abren desde las ocho de la noche hasta las ocho de la mañana y todos los que lo necesiten pueden acudir”, ha explicado a EL PERIÓDICO Rinaldo Piazzoni,portavoz de la Asociación Sant’Egidio. “Esa es la franja horaria en la que los voluntarios se encargan de brindar atención, pues por la mañana la iglesia tiene que ser acomodada para las habituales tareas cotidianas”, ha añadido, explicando que la medida fue necesaria pues ya no cabían en otras estructuras administradas por la organización.

 

FUERA DE LA CIUDAD DEL VATICANO


Y si ha sido Sant’Egidio -la asociación considerada el órgano de la diplomacia paralela del Vaticano- la que se ha movilizado para dar vida a la iniciativa, fue directamente el Vaticano —y, por ende, el Papa— quien la autorizó y la ha promovido abiertamente. La iglesia de San Calixto, un templo construido en el lugar donde fue martirizado Calixto I en el año 222 d.C., se encuentra en zona extraterritorial y es propiedad de la Santa Sede.

Tanto voluntarios como vecinos del barrio de Trastevere han recibido muy positivamente la iniciativa, que continuará llevándose a cabo “mientras permanezcan las bajas temperaturas”, según informó la Limosnería Apostólica, la institución que se encarga de las iniciativas benéficas de los pontífices. Más aún, los organizadores esperan que, en estos días de frío polar, la idea pueda contagiar a otras iglesias de Italia y de Europa. “Pues, aunque se trate de una decisión que debe tomar cada párroco, por supuesto que se puede poner en marcha en otros sitios. Eso es lo que deseamos”, agregó Piazzoni.