+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la primera ministra que viene del frío

Una islandesa fiable

 

La primera ministra, en una entrevista. - REUTERS / GEIRIX

La primera ministra, en una entrevista. - REUTERS / GEIRIX

POR ROSA MASSAGUÉ
17/12/2017

Hace 40 años, al Barça le tocó jugar con el equipo islandés Akranes en un partido de Recopa. Poco sabíamos de Islandia en 1979. En el imaginario mediterráneo dominaban dos aspectos: que el mejor bacalao venía de allí y que había calles con calefacción. Hoy todos los aficionados al fútbol saben que la selección de aquella isla se ha clasificado para el Mundial de fútbol del año que viene en Rusia y muchos han estado o han visto fotos espectaculares de la playa de Vik, la de los troles gigantes.

Entre los dos hitos futbolísticos, la información procedente de Islandia ha ido creciendo para mostrar dos caras: la del país hundido hace una década por la crisis económica y financiera, y la del continuado progreso en políticas de sociales, ambientales y de paridad.

La síntesis de estas dos caras es, desde el 30 de noviembre, la nueva primera ministra, Katrin Jakobsdóttir, de Izquierda Verde (IV), cuyo Gobierno ha empezado a andar con unos socios que sobre el papel no se amalgaman muy bien, con el conservador Partido de la Independencia, liderado por Bjarni Benediktsson, y el Partido Progresista, una formación de centroderecha y populista agraria.

Tres elecciones en solo cuatro años

Jakobsdóttir, madre de tres hijos, parece más joven de sus 41 años. Su rostro, con los pómulos marcados y la nariz respingona, recuerda a la islandesa más célebre: Björk. Las tareas de gobierno no le son extrañas. Nacida en una familia de la élite política y académica del país, ha estado en el puente de mando del partido desde el 2003, y ha sido ministra de Educación, Ciencia y Cultura, y de Cooperación nórdica, en los duros años de la crisis, cuando Izquierda Verde, fundada por la poetisa Birgitta Jónsdóttir, entró en el Gobierno de Johanna Siguroardottir, la primera mujer en presidir un Ejecutivo en Islandia y la primera declaradamente lesbiana del mundo.

El objetivo de su Gobierno es devolver la estabilidad al país al que, tras superar la crisis, ha sufrido varios escándalos que han llevado a convocar tres elecciones en cuatro años. En abril del 2016, el primer ministro, Sigmundur David Gunnlaugsson, dimitió por su aparición en los papeles de Panamá. En septiembre, su sucesor, Bjarni Benediktsson, hizo otro tanto. Había ocultado la ayuda que su padre había dado a un pederasta para lavar su reputación.

El escándalo no era tanto por la acción del padre, algo que la ley permitía. Lo que causó indignación en uno de los países menos corruptos del mundo, según Transparencia Internacional, fue precisamente la falta de transparencia del primer ministro.

Las elecciones del 28 octubre dieron la victoria de nuevo a Benediktsson, aunque perdió varios escaños. Izquierda Verde quedó segunda. La inconveniencia de volver a encargar la formación de Gobierno a un personaje discutido y el hecho que se considere a Jakobsdóttir como la política más fiable de Islandia, según varios sondeos, llevaron al presidente, Guoni Th. Jóhannesson, a optar por ella.

Salud y educación

A Jakobsdóttir la votan mujeres y jóvenes. Su gancho es el de aumentar la inversión pública en salud y educación, y mejorar las políticas de género, algo que visto desde aquí parece redundante porque Islandia ya cuenta con una legislación muy avanzada. Según el Informe Global sobre igualdad de género que elabora el Foro Económico Mundial, Islandia es el primer país y ha sido el más igualitario desde que en el 2006 se empezó a publicar este estudio anual. Y según un índice de The Economist, es el mejor lugar del mundo para ser mujer trabajadora, aunque la brecha salarial no está totalmente cerrada.

La primera ministra no lo tiene fácil. Durante la campaña, Björc Eva Erlendsdóttir, secretaria general de Izquierda Verde, aseguraba que el país buscaba un cambio de rumbo ideológico, pero esto será difícil con sus compañeros de coalición. Y luego está la economía. Superada la crisis, el PIB crece el 7%, más que en cualquier otro país occidental. Los salarios lo han hecho un 20% por encima de los anteriores a la crisis, pero empieza a haber signos de desaceleración.

Jakobsdóttir se licenció en Literatura islandesa con una tesis sobre el escritor de novela negra Arnaldur Indridason. A su paso por España, en enero, para presentar Betty, el propio autor ya avisaba de que la isla vive un nuevo boom, esta vez turístico, con riesgo de crear otra burbuja. Su estudiosa necesitará disponer de una buena trama y saber atar bien los cabos sueltos para no sucumbir en el intento.

Buscar tiempo en otra localidad