+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la cuota mensual oscila entre los 34 y los 150 euros, en función de los ingresos familiares

Una inversión de 60.000 € mejora los servicios de la guardería municipal

En la actualidad acuden a la escuela 49 niños desde seis meses a los tres años. El centro cuenta con mobiliario renovado, más personal y menú con productos frescos

 

La guardería infantil de Nueva Ciudad, ubicada en la calle Álvarez Lencero. - EL PERIÓDICO

MÉRIDA
14/01/2017

La guardería municipal de Nueva Ciudad reivindica su sitio. Desde que comenzara la legislatura, el ayuntamiento ha invertido cerca de 60.000 euros en la mejora del centro, fondos que han servido para reforzar el personal, renovar el mobiliario, adecentar el patio y ofrecer a los más pequeños un servicio de comidas con productos frescos elaboradas en las propias instalaciones.

Se trata de la única guardería municipal que gestiona directamente el consistorio, ya que las de Las Abadías, Montealto y Los Bodegones están privatizadas. Según detalla la delegada de Educación, Silvia Fernández, además de ser una de las más económicas de la ciudad (la cuota oscila entre los 34 y los 152 euros mensuales, en función de los ingresos de la familia), cumple con creces todos los ratios y ofrece una atención muy personalizada a los más pequeños. La escuela presta servicio desde las ocho menos cuarto de la mañana a las tres de la tarde y el plazo de matrícula está abierto todo el año para dar «más facilidades» a los padres.

ABANDONO /«Nos encontramos el centro en un estado total de abandono y hemos hecho un gran esfuerzo para ponerlo en valor», destacó ayer la delegada.

La guardería cuenta en estos momentos con 49 niños de edades comprendidas entre los seis meses (pueden ingresar a los cuatro) y los tres años, cifra que se aleja mucho de los 120 que ha llegado a tener. Entre las mejoras que se han llevado a cabo para que el centro vuelva a ser atractivo para los padres, Fernández destacó la inversión en nuevas hamacas y cambiadores «ya que los anteriores no estaban en condiciones»; el adecentamiento del patio y la retirada de unos columpios de hierro; la reparación del aire acondicionado o la reforma de las paredes, pues los protectores estaban «destrozados» y los niños podían coger la espuma.

«En definitiva, hemos tratado de poner el centro al día priorizando aquellas cuestiones que podrían suponer un riesgo para los menores», afirmó la delegada. A todo ello se suma la «regularización» del contrato de catering, que ha permitido ofrecer a los pequeños comidas elaboradas en el propio centro por un cocinero con productos frescos.

Por último, Fernández se refirió al personal, que está «muy motivado» y cumple las ratios establecidas. Al respecto, explicó que se han aprovechado los planes de empleo regionales para reforzar la plantilla con educadores especializados y que incluso se han cubierto bajas con cargo al presupuesto municipal.