Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

emeritenses

Israel Espino, periodista y escritora: "Extremadura es una tierra mágica de norte a sur y de este a oeste"

Tras el éxito obtenido con el álbum de cromos 'Mérida: mitos y leyendas', la narradora de historias acaba de publicar 'Cincuenta lugares mágicos de Extremadura', un libro con el que recorre los relatos más singulares de la región

 

 

--¿Cuándo nace su pasión por contar las leyendas?

--Desde pequeña me ha gustado mucho el tema de las leyendas, de hecho, ya leía Rimas y leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer. También me ha gustado siempre contar, por eso estudié periodismo y desde hace relativamente poco tuve la suerte de poner unir mis dos pasiones, escribir y hacerlo sobre algo que me gusta, como son las leyendas y la tradición oral, sobre todo de Extremadura.

 

--¿Qué ofrece al lector con su última publicación?

--El libro se puede leer como uno normal o como guía de viaje para echarte a las carreteras y buscar esos 50 lugares, ya que te vienen indicados con gps y las instrucciones para poder localizarlos. Podemos encontrar desde santuarios rupestres a altares bretones, basílicas visigodas o templos romanos. Todos tienen detrás leyendas y creencias, porque Extremadura es una tierra mágica de norte a sur y de este a oeste. De hecho, se han quedado fuera del libro unos 60 lugares.

 

--¿Alguno que le haya sorprendido de manera especial?

--Las cuevas de Fuentes de León me han parecido alucinantes, con unos lagos subterráneos a los que accedían los vecinos no hace tanto tiempo. En estas cuevas se han encontrado lucernas romanas y huesos comidos por caníbales prehistóricos que dan a entender que esos lugares fueron sacralizados durante miles de años y hasta hace nada entraban a la luz de las lucernas a rendir cultos a dioses cuyos nombres ya ni conocemos.

--Y de Mérida, ¿qué propone?

--La ciudad tiene un montón de enclaves mágicos. He cogido uno que lo tenía al lado de casa y jamás pensé que fuera mágico. Tuvieron que venir de fuera, precisamente el escritor Jesús Callejo, que ha hecho el prólogo, para pedirme que le llevara a la basílica de Santa Eulalia. Buscando y analizando hemos encontrado un baphomet , símbolo templario de tres caras que está justo en la entrada. Te das cuenta que la iglesia no estaba sacralizada solo en la época visigoda, sino también en la medieval. Seguramente lo hizo algún escultor que vinocuando se disuelve la orden.

 

--¿Qué falta por conocer?

--De la Mérida oculta y de leyendas todavía queda mucho por encontrar. Ya hay unos cuantos misterios a los que tengo ganas de hincarles el diente y averiguar, como algunas extrañas inscripciones, en concreto, unas flores de seis pétalos encerradas en un círculo, que son símbolos de protección probablemente contra las brujas, y que he encontrado en muchas chimeneas de Mérida de principios de siglo.

 

--¿Dónde radica la importancia de narrar estas historias?

--Nuestro patrimonio inmaterial es tan importante como el material, a veces más, porque cuando el monumento se empieza a derrumbar puedes apuntalarlo, pero cuando los ancianos empiezan a desaparecer con las leyendas que le contaban sus abuelos, ese libro se cierra y ya no es posible recuperarlo. Las leyendas hablan sobre nosotros, que somos la suma de nuestro pasado.

1 Comentario
01

Por mustag 15:37 - 11.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

YA LO SABEMOS PERO NO LO DECIMOS POR MIEDO QUE NOS LA ESTROPEEN