+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA PRIMERA SESIÓN DE LA vista se aplaza a esta mañana

Uno de los 12 acusados no comparece en el juicio por el tiroteo de San Lázaro

Según los abogados, las pruebas periciales son claves en la causa

 

Uno de los 12 procesados, ayer a su llegada a la sala. - JERO MORALES (EFE)

La primera sesión del juicio por el tiroteo mortal de San Lázaro se ha aplazado a hoy después de que uno de los 12 procesados, M. V. V., no se presentara ayer en el Palacio de Justicia por problemas de salud. Los hechos, que enfrentaron a los miembros dos familias distintas, ocurrieron el 3 de agosto del 2011 y tuvieron su origen inmediato en la separación de un matrimonio. Como consecuencia fallecieron dos miembros de la familia V., una mujer de 71 años y un hombre de 38, madre e hijo. Además, resultó herido M. V. V., hijo y hermano de los dos anteriores, que a su vez en el tiroteo causó daños a un vecino ajeno a la disputa.

M. V. V., el único procesado de esta familia, fue quien ayer no compareció. Para él la Fiscalía pide la pena más alta: 62 años por ocho delitos de tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas. Según explicaron los abogados, no ha podido comparecer porque fue ingresado el lunes por la tarde en un hospital de Badalona a causa de una dolencia renal. El juzgado está a la espera de recibir la documental médica y ha citado a las partes hoy, cuando se decidirá si la vista empieza o no. El resto de acusados, 11 en total (había otra mujer más, pero falleció), pertenecen a la familia M., a la que el fiscal atribuye los dos disparos mortales.

Hay previstas cuatro sesiones (en principio, de mañana hasta el viernes) en las que se incluyen el testimonio de los 12 procesados, la declaración de 55 testigos, las pruebas forenses y de balística y las conclusiones del sumario. Marcos García Montes, abogado de seis acusados de los M., y José Duarte, que ejerce la defensa de la familia V., coincidieron ayer al afirmar que las pruebas periciales serán claves para la resolución de la causa.