Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cartas al director


19/06/2017

 

REFERÉNDUM CATALÁN

No es una salida legal

Mariano Alonso // Psiquiatra

Se está engañando a los ciudadanos españoles que viven en Cataluña. La Constitución española de 1978 es imperfecta, pero nació de un gran consenso al final de una dictadura más larga y terrible de lo que muchos piensan. En ella no cabe ninguna duda de que España es un país y una nación; la secesión de una parte del territorio no está contemplada en ningún caso. Si las leyes no lo permiten, ni los políticos catalanes que promueven el referéndum, ni los que gobiernan en Madrid pueden hacer nada. Si lo hiciesen, sería ilegal. Para declarar legal el derecho a decidir de los ciudadanos de los territorios autonómicos hay que cambiar la Constitución. Voy a poner un ejemplo: en el año 1978, nadie se podía divorciar legalmente, existía el ahí te quedas, pero no era legal, aunque sí legítimo, pues las leyes no lo amparaban. El derecho de las parejas homosexuales a equipararse a las parejas heterosexuales tampoco existía hasta hace unos años. No nos engañen más, el referéndum es una miserable salida de pata de banco, un ejemplo triste de políticos demagógicos y populistas.

Comunicación

Escuchar a los demás

Cristina Castro // Torrejón

Sorprende lo mal que se nos da comunicarnos entre nosotros en un mundo que no deja de hablar. Este fallo en la comunicación viene porque tenemos más en mente la habilidad de hablar que la de escuchar. En la infancia, los padres se esmeran por hacer que su hijo diga su primera palabra centrándose solo en enseñarle a hablar. Al no aprender a escuchar, nuestra empatía se ve alterada y caemos fácilmente en el uso de etiquetas o en la discriminación hacia el diferente solo por no atrevernos a escuchar a esa persona, dejando así que nuestros prejuicios lideren la comunicación. Es terrorífico ver cuántos problemas podrían ser evitados si aprendiésemos a escuchar.