15/06/2003

Los valores de la juventud

A pesar de la preocupación y temor existente por una situación que se va deteriorando paulatinamente, seguimos sin tener en cuenta la responsabilidad que corresponde a uno mismo, o lo que es peor, se ignora; prueba de ello son las cuantiosas opiniones que discrepan del comportamiento de los jóvenes, acusándoles del deterioro de la sociedad, carencia de valores, ignorancia en conocimientos básicos, lenguaje deficiente, trato al prójimo irrespetuoso..., como si fueran ellos los responsables de no saber lo que no les hemos inculcado. No es mi deseo molestar a nadie con la comparación, pero ningún animal amaestrado ha aprendido sus habilidades solo, sino con la paciencia y afecto de sus educadores, al igual que nuestros niños han aprendido lo que les hemos enseñado y se han comportado según les hemos permitido. La tolerancia y dejadez de la sociedad adulta ha sido la causa de llegar a la situación actual, donde el reproche abunda y el descontento es casi general, sin aceptar que los jóvenes son víctimas por no haberles enseñado lo que ahora les exigimos. EMILIO PUIG PARCERISA. Badajoz

Pactos municipales

Ocurre muchas veces que, en esta democracia burguesa (por cuyo advenimiento luchamos tanto algunos cuando comenzaba a brotarnos el bozo), los jerarcas de la política, desde sus amueblados despachos de las grandes ciudades, imponen consignas y consensos a los políticos de segunda y tercera fila.

Hasta muchos de nuestros núcleos rurales llegan las consignas sobre pactos, como ocurre en estos días. Y resulta que, por estos pueblos de la penillana o serrana geografía, todo el mundo se conoce y se mueve en un ámbito cuyos intereses distan mucho de las componendas que intentan imponer los políticos de primera fila, desde las sedes de la gran urbe.

No son raras las ocasiones (y ejemplos hay a puñados) en que se produzcan pactos entre gente de ideologías dispares, pues a ello les mueve el afán de neutralizar a fulanito o a menganito, que no ha sabido defender los intereses de la localidad o ha caciqueado en compañía de los compadres de turno.

En los pueblos (siempre que no halla votos cautivos o del miedo, que suele haberlos en muchos casos), pesa más la calidad de la persona que la ideología. Toda democracia burguesa debería tener por esencia el colocar al frente de sus instituciones a la gente honesta y honrada pese a las diferencias ideológicas. Por ello, hay que dejar a los pueblos para que, con plena libertad, vertebren sus gobiernos municipales, ya que, como bien dice el refrán, sabe más el tonto en su casa que el discreto de la ajena . JESUS RAMON VAZQUEZ. Plasencia

Lo ocurrido en Mérida

En las elecciones la obtención de la mayoría, minoritaria o absoluta, puede depender mucho más que del respaldo positivo de la ciudadanía del que no consiga el oponente porque se lo resten otras opciones próximas. Y eso es lo ocurrido en Mérida. No ha sido vencida la candidatura de PSOE-Progresistas encabezada por Angel Calle, sino que otras opciones, consciente o inconscientemente, han preferido regalar el gobierno a la candidatura del PP.

Han sido muchos más los que han preferido otras opciones distintas al PP para gobernar la capital regional. Sin embargo, frente a unas derechas sólidamente cohesionadas en apoyo a la candidatura de su partido, las izquierdas se han presentado trozeadas.

Quienes han regalado (IU, PIMC y Siex) la Alcaldía de Mérida a las derechas todavía no han respondido al enojo de cerca de 2.500 personas por el papel de tontos útiles para las derechas a que se les ha conducido. Tienen cuatro años por delante para demostrar que sirven para algo más constructivo y positivo que seguir despachando rencores y resentimientos, sin hacerse cargo de las consecuencias. JAVIER AGORRETA. Cáceres

La clase obrera

Mis hijos, muy jóvenes y con pocos palos en las costillas todavía, estaban eufóricos con las manifestaciones del No a la guerra y esperanzados con los resultados de las elecciones. Y yo les decía: Los que se consideran, viven y tienen mentalidad de obreros, a veces triunfan, pero su triunfo es muy efímero; el verdadero éxito no es el inmediato, sino la unión cada vez más extensa, la organización en clase social, en un partido político de clase. Así y todo, esa unión es socabada, principalmente, por la competencia de los obreros desclasados. El espermatorreo que ejercen el PSOE (e IU en no pocas ocasiones) y el PP sobre toda la clase obrera extremeña es tan grande y fina que ni obligándoles a vender el trabajo al detalle, como una mercancía más, ni privatizando todos los bienes públicos, ni reduciendo los servicios públicos al mínimo, ni teniendo la universidad pública más ineficaz de España, se dan cuenta de la manipulación, el servilismo y la rentabilidad política a la que están sometidos.

Salvo una minoría, el obrero tiene el mismo deseo de explotar y destruir el Estado que los políticos. Así se comportó el desarrapao que, apoyado por Alfonso Guerra y Aznar, tiró el día de las elecciones cuatro paquetes de incontinencia urinaria de adulto a los contenedores de basura que están junto al colegio electoral de Aldea Moret. Sin organización de clase, ¿quién es el guapo que lo denuncia a las autoridades sanitarias para que le retiren la protección social cuando ese desarrapado es protegido, en plan demagógico, por sociatas y peperos como si fuera un águila imperial? En Aldea Moret no se tira nada que no sea nuevo, de marca y dado por la Seguridad Social o alguna organización filantrópica. ANDRES TALAVERO TOVAR. Cáceres

Lenguas minoritarias

En uno de sus recientes escritos, el profesor Valverde dice hacer patente su alegría porque los socialistas extremeños no se hayan embarcado en la peligrosa travesía por las procelosas aguas de una lengua inventada, ¿?

Conocida es su opinión sobre la lengua extremeña, donde parece solo quedar a salvo A Fala, una de las islas del pequeño archipiélago sobreviviente a un naufragio lingüístico, ¿? Si A Fala era expresión propia en ´Os Chafurdos´ y viviendas similares extremeñas, y hoy sigue hablándose, el naufragio no destrozó demasiado la nave expresiva extremeña.

Algunos consideramos invento el fuego para calentarse, la rueda para trabajar más cómodamente; y en idiomas, existe la idea del polaco Zamenhof creando el esperanto, idioma artificial con la idea de que pudiese servir como lengua universal.

No aspira la lengua extremeña a reconocimiento universal, quizás tampoco a ese reconocimiento nacional que tienen otras parecidas a la nuestra; la lengua extremeña tiene el derecho a aspirar a su reconocimiento en nuestra autonomía y nuestra universidad puede crear una Cátedra de Lengua Extremeña.

En las críticas a nuestra lengua, da la sensación de que el crítico ha tenido un enfrentamiento cultural poco afortunado, haciendo de una pelea cultural entre ideas, una oposición tajante a nuestra lengua.

El proyecto de nuevos contenidos extremeños, en enseñanza infantil y primaria, deberá ayudar a aclarar inútiles debates polémicos. Lo iremos viendo. JUAN HERNANDEZ. Portugalete (Vizcaya)

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: