+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

editorial

Colaboración contra el yihadismo

 

19/12/2017

Aunque los sobresaltos del procés casi habían hecho olvidar los terribles atentados de agosto en Barcelona y Cambrils, las fuerzas de seguridad españolas y francesas, coordinadas por el juez Andreu de la Audiencia Nacional, prosiguen discretamente las investigaciones sobre la célula yihadista de Ripoll para averiguar si actuó sola o con cómplices en el extranjero, singularmente en Francia. Aparte de la visita que los terroristas hicieron a París el 11 y 12 de agosto, cinco días antes de los atentados, viajaron otras dos veces a Francia: una en julio del 2017 y otra en diciembre del año anterior. Parece probable que los yihadistas se reunieran en París con algún enlace del Estado Islámico o con algún experto en la preparación de explosivos, ya que de otra forma no se entiende que abandonaran la casa de Alcanar una semana antes de los ataques y en plena preparación de los explosivos que después estallaron accidentalmente provocando la muerte del jefe de la célula, el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty. Las investigaciones han descubierto, como ha revelado la revista Interviú, grabaciones de vídeo que muestran a los yihadistas lanzando amenazas del tipo: «Españoles, vais a sufrir».

Estas revelaciones coinciden con la instalación en Las Ramblas y otros puntos de bolardos o jardineras para prevenir futuros ataques. La decisión de poner obstáculos coloca en su sitio la absurda polémica que se desató tras los atentados: los bolardos no habrían evitado los ataques, pero su instalación era necesaria, como se ve ahora. Los vídeos demuestran al mismo tiempo la peligrosidad de la célula y, aunque no se sepa con certeza si contó con colaboración extranjera, refuerzan la necesidad de la cooperación internacional contra el yihadismo.

Francia, que ha sufrido sangrientos ataques con más de dos centenares de muertos desde el 2015, es un aliado clave. Después de instaurar y prolongar durante muchos meses el estado de emergencia contra el terrorismo, Francia se ha dotado de una dura ley antiterrorista que incluye, atenuadas, algunas de las más polémicas medidas del periodo de excepción. La colaboración internacional contra el terrorismo no debe cesar, pero siempre respetando las libertades para no caer en la trampa de los yihadistas, que buscan que Occidente abdique de sus valores para que dé así la razón a sus denuncias.

Buscar tiempo en otra localidad