+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Soliloquios

Daño gratuito

 

Juan Jiménez Parra Juan Jiménez Parra
16/04/2018

Has recogido a tu hijo en la Comisaría de Policía tras haber sido detenido en una manifestación antisistema. Acabas de tener una conversación muy provechosa con él. Él te ha recordado que durante un tiempo fuiste joven; y tú le has augurado a él que algún día será viejo. A él le fluye la sangre a velocidad de vértigo, la pasión que le pone a casi todo apenar le deja pensar que hay que meditar bien antes de hacer o decir ciertas cosas.

Te ha preguntado si tú fuiste un joven apático e inactivo, de esos a los que la indiferencia postró en un estado de aletargamiento durante los primeros años de la Transición. O, por el contrario, fuiste de aquellos reivindicativos e inconformistas, que se revolvían en las calles manifestándose, incitando a la sociedad amansada de entonces –más por miedo a lo desconocido que por carácter- para que la democracia no se os escapara de las manos. “¿Te enfrentaste a los antidisturbios, quemaste algún contenedor, rompiste algún cristal de escaparate?”, te ha preguntado.

Le has contestado que durante la Transición Española hubo revueltas callejeras protagonizadas sobre todo por estudiantes. Le has dicho que participaste en algún movimiento reivindicativo, pero le has reconocido que no fuiste precisamente de los más comprometidos. Le has comentado que la Democracia Española estaba cogida con pinzas sus primeros años de andadura y que hubo muchas movilizaciones para que no se frustrara. Y que no recuerdas que se arremetiera contra el mobiliario público con la virulencia que se hace hoy.

Tú, por un lado, te alegras de que él no sea conformista, porque el futuro no se puede dejar en manos de oligarcas con poder suficiente para hacer y deshacer a su antojo, siempre para beneficio propio y perjuicio del resto de la sociedad. Por otro lado, te preocupa que se ejerza tanta violencia gratuita en las movilizaciones reivindicativas en las que participa. A veces piensas que lo que pretenden es provocar altercados con el único deseo de transgredir, más que de exigir un mundo más justo. Y con ello suscitan su descrédito, algo que precisamente sirve a los oligarcas amorales para justificar su existencia y sus actos.

* Pintor

Buscar tiempo en otra localidad