Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Tribuna abierta

Deberes y paciencia

La práctica docente puede ser cuestionada o analizada como otras profesiones

Víctor Bermúdez Víctor Bermúdez
19/07/2017

 

Decía el monigote de una vieja viñeta humorística del Perich que «educar a un niño requiere mucha paciencia... en especial por parte del niño». La verdad es que casi no me sale más que un chiste para responder a la oleada de indignados porque en Extremadura se den, a cuentagotas, menudos pasitos en la dirección de transformar el modo en que educamos a los niños. ¡Menuda paciencia han de seguir teniendo con nosotros, los niños!

Me refiero de nuevo a la polémica en torno a las (timidísimas) recomendaciones que hace la Consejería a los docentes para que miren mejor lo que hacen con los deberes escolares. El objetivo es evitar abusos y hacer un poco de caso a las decenas de estudios que afirman que los deberes no sirven para aumentar el rendimiento académico (si es que aprender consiste en eso), que condicionan el (no menos educativo) tiempo de ocio y de vida en familia de los niños, que aumentan la desigualdad social (clases particulares, ayuda de los padres...) y que generan estrés y rechazo a la escuela.

Pues nada. Según parece todo esto son tonterías de pedagogos desnortados. ¿Qué sabrán los pedagogos de pedagogía? ¿Quién será un pedagogo (ni nadie) para instruir o ‘monitorizar’ a un profesor en el uso de esa presunta herramienta pedagógica que son los deberes? Los profesores, por lo visto, somos infalibles y no debemos ser fiscalizados ni por expertos ni por los ciudadanos a los que servimos. Nuestra probada competencia didáctica (adquirida, en la mayoría de los casos, sobre la marcha) supera –por lo que se ve– todos los grandes paradigmas de la pedagogía de los últimos cien años. Nuestra libertad de cátedra (un concepto ligado al modelo de la clase magistral en extinción) es intocable. Y nuestra autoridad tan indiscutible como nos gusta pensar que es la de un médico o un juez. ¿Qué digo? ¡Mucho más! Al fin, la tarea de un médico puede ser analizada por un experto en medicina (o la de un juez por un perito en derecho). Pero la práctica educativa de un docente no debe serlo –según algunos– ni por un experto en educación (es decir: un pedagogo) ni por nadie. ¿Para qué iba a serlo, además, si, según aquellos, nunca tenemos la culpa de nada? Si el tratamiento de un médico no cura, la culpa es suya.

Si un juez condena a un inocente, la culpa es del juez. Pero si un docente no logra que un alumno aprenda –dicen nuestros peores defensores– la culpa es de todo el mundo (del alumno, que es un vago, de la familia, que no coopera, de la Administración que no invierte, o de la sociedad que nos tiene manía) menos de él.

Así pues, y como escribía recientemente y aquí mismo un portavoz sindical: todo seguirá como siempre, y las recomendaciones sobre los deberes serán atendidas como buenamente les parezca –decía, satisfecho, el sindicalista– a esos ‘infalibles’ docentes que imaginan algunos.

Muy apropiadamente, por cierto, este mismo portavoz sindical (del sindicato PIDE) insistía en su artículo en los problemas que arrastra la educación en nuestra región (las altas tasas de abandono escolar o el número de repeticiones, por ejemplo). Aunque las causas de estos problemas no eran, por supuesto, y a tenor de lo que leía, la insistencia en un modelo periclitado y simplón (que, entre otras cosas, usa y abusa de los deberes), la insuficiente formación didáctica de maestros y profesores, o la necesidad de incorporar las innovaciones pedagógicas que ya se aplican con éxito en las escuelas de comunidades más avanzadas. ¡Quia! ¡Qué iba a ser todo eso!

Las causas de los problemas educativos, escribía el sindicalista (y subscribirían muchos), son la Administración, que no suministra más recursos y personal, y el resto de la comunidad educativa que no coopera. Vamos, que todo se arreglaría con un aumento de plantillas y casi con aquello de que los-niños-vengan-educados-de-casa. Tal vez no se deba pedir un análisis distinto a un sindicato que se limita a defender intereses corporativos. La pena es que en este debate público apenas haya más (y más expertas) voces con que mostrar, a la opinión pública, lo realmente complejo que es el asunto educativo. Así que, y mientras tanto, paciencia, queridos niños.

3 Comentarios
03

Por omero 11:39 - 19.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Buenos días, soy un particular que ofrece préstamos a l internacional. Disponiendo de un capital quién servirá para conceder préstamos entre particulares a corto y largo término que irán de 4000 a 500.000 euros a todas personas serias que son en las verdaderos necesidades, el tipo de interés es del 2% por año. Concedo préstamos Financiero, Préstamo inmobiliario, Préstamo a la inversión, Préstamo automóvil, Préstamo personal. Estoy disponible a satisfacer a mis clientes en una duración máxima de 3 Días que siguen la recepción de su impreso de solicitud. Persona no serio abstenerse mi correo electrónico es alfredoaugistino@gmail.com

02

Por Norbiense 9:29 - 19.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Eso es, exijamos educación a la carta para nuestros hijos, porque los padres sabemos mejor que los profesores lo que necesitan para que sean firmados correctamente. Igual que cuando vamos al pediatra sabemos mejor que él la medicina que necesita. Los padres sabemos de todo menos, a veces, de educar correctamente a nuestros hijos. Ironías aparte, dejemos a los docentes que sean ellos los que decidan qué necesitan nuestros hijos. Dejémosles hacer y colaboremos con ellos porque en definitiva son los que saben y se forman continuamente para educar adecuadamente a nuestros hijos.

01

Por vistacorta 9:10 - 19.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No me importa repetirme. No creo que nadie pueda tener mas interés que los padre ( En general) que sus hijos se preparen para el mañana, tan difícil es que sean los padres los que le digan a la dirección del colegio No ponga deberes ó SI ponga deberes a mi hijo-a, y no pretender uniformar.