Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El COI y la religión


28/07/2012

 

He leido que el Comité Olímpico Internacional (COPI) ha impuesto unas normas para los deportistas que participan en los Juegos de Londres, según la cuales nadie podrá portar cruces, u otros símbolos de contenido religioso con el fin de garantizar que ningún sentimiento se vea ofendido. Ardua tarea se les presenta a los controladores de los estadios si quieren extremar el cumplimiento de esta norma, pues tendrán que prohibir nada menos que el uso de la Union Jack (bandera británica y de toda la Commonwealth; país, no olvidemos, que es el anfitrión de la competición olímpica) ya que muestra nada menos tres cruces superpuestas: la de san Jorge, la de san Patricio y la de san Andrés. Y si su Graciosa Majestad aparece para la inauguración o la clausura ¿prohibirán tambien el God save de Queen ( Dios salve a la Reina)? También tendrán que prohibir o confiscar fotos o monedas con la imagen coronada de la reina: la corona porta pequeñas cruces como Jefa de la Iglesia de Inglaterra. Ah ! y pobres americanos ! les tendrán que confiscar todos los dolares que llevan encima ya que en todos aparece el "In God we trust" (en Dios confiamos ). Ya me veo a algún deportista que tenga la costumbre de santiguarse antes o después de la prueba, o de dar gracias a Dios mirando a la Meca, desposeido de cualquier título... Y así podriamos seguir. Una cosa es que en los Juegos Olimpicos no se haga discriminación de nadie por sus creencias religiosas y otra muy distinta es que se quiera castigar o discriminar a la mayoría que sí tiene creencias y que las exprese respetuosamente. Está claro que la ineptitud y sectarismo antirreligioso de algunos miembros del COI prima sobre el sentido común y el sentido del ridículo.

José Rodríguez Bartolomé **

Cáceres