+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Textamentos

Una ficción infumable

 

He visto en Youtube un video en el que una fervorosa independentista que reside en Bruselas acude a las puertas de la Fiscalía, envuelta en la estelada, para apoyar a su ídolo, el sufrido Puigdemont, ese árbol caído que sigue emponzoñando todo lo que toca. El reportero, aun haciendo de poli bueno, intenta acorralar a la mujer en el ring de sus incoherencias, pero ella se defiende con la coraza de la sinrazón. Hay un momento estelar que merece una reflexión, justo cuando ella, pinchada por el periodista, dice no tener la menor duda de que su país (esto es, la Cataluña independiente) está económicamente preparado para salir adelante por sí solo (o sea, sin la ayuda de ese infame opresor que es España). Y eso lo dice cuando ya se han marchado (hablo, pues, en pasado) de Cataluña más de 2.000 empresas desde la celebración del referéndum ilegal, se han cancelado numerosos viajes y los productos catalanes sufren un boicot.

La mujer apoya su boutade diciendo que ha leído mucho sobre el tema. Algo así como si un fervoroso nazi, una vez muerto Hitler y Berlín tomado por las tropas rusas, dijera que estaba muy seguro de que el führer era indestructible porque él había leído el Mein Kamp en el mullido sofá de su casa.

Escuchar a esta pobre mujer en otra época me hubiera producido vergüenza ajena, solo eso. Ahora me produce inquietud, porque la mitad de la población catalana comparte sus problemas a la hora de discernir entre la realidad y la ficción.

Y en última instancia, constato una vez más que leer no es en sí mismo ningún valor. La lectura debe ir siempre acompañada del espíritu crítico y de fuertes convicciones morales respaldadas por eso que llamamos realidad. Sin el concurso de esta, todo lo que leamos es papel mojado.

Va a costar mucho salir de una crisis en la que las personas de carne y hueso asumen el papel de atribulados personajes de una ficción infumable.

   
3 Comentarios
03

Por jordi motlló 11:16 - 08.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

(3) Todos los escritos leídos me parecen un canto a la aceptación de la violencia contra todo lo catalán, luego dirán que todo lo hacen para salvar a Catalunya de los antisistema, de los anticonstitucionales, de los xenófobos nacionalistas… etc. ¿O será por el 20% del PIB que aporta Catalunya a la economía española? Por favor, déjennos salvarnos a nosotros, si necesitáramos ayuda ya la pediríamos, de verdad. Como decía el sabio: “Por favor, no me den consejos que ya se equivocarme yo solo” Desde Catalunya lucharemos, pacíficamente, como siempre, para que todos los encarcelados injustamente regresen a casa, se nos restituyan las instituciones arrebatadas con malas mañas y Catalunya sea lo que los catalanes (todo aquel que vive en Catalunya, venga de donde venga, hable el idioma que hable y piense como piense) quieran. Derecho a decidir. Como siempre un placer poder debatir, aunque sea desde la distancia, sobre el tema. Quizás la falta de debate, de empatía, de diálogo nos ha traído a estas circunstancias que no son nada agradables para ninguna de las partes. Espero y confío que vuestra lucha, también pacífica, como ha de ser, para lograr un tren digno para Extremadura, y que el AVE llegue a formar parte del paisaje extremeño, llegue a buen fin y acerque la tierras extremeñas a todos. De verdad.

02

Por jordi motlló 11:11 - 08.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

(2) Faltó tiempo y, también de forma exprés y en “lectura única”, el congreso de ministros aprobó presentar al Senado la ejecución del articulo 155 de la Constitución española contra el Govern y instituciones de Catalunya, así como la intervención de su economía y sus leyes y hasta de su policía. ¿No es esto un golpe de estado, tal como dice su definición? Pues eso. La utilización de la palabra “rebelde” al referirse al gobierno autonómico me parece muy desagradable, una falta de delicadeza enorme, pero los catalanes estamos acostumbrados a estas posturas, aunque nos sepa mal saber que existe tanta gente, en el resto de España, tan influenciable y con tan poco interés en formarse una opinión propia. En relación a los cálculos racionales de que se puedan presentar personas que están privadas de libertad, ¿No se ha parado a pensar, señores columnistas, que están privados de libertad sin haber tenido juicio? ¿Esto les parece bien? ¿No estábamos en un estado de derecho? ¿Qué dice la Constitución, en sus artículos 14, 15, 16, 17 y 18? ¡Se los han saltado todos! ¿Le preocupa que si se presentan contaminen unas elecciones que ya han nacido contaminadas, por real decreto 155? Supongo que preferiría que a los políticos, todos los que ha encarcelado la juez Lamela, quedaran fuera de las listas. ¿No había dicho el gobierno que querían unas eleciones democráticas, limpias y con garantías? Pues las tendrán, si al final no lo son, no será por culpa nuestra. En uno de los muchos párrafos que he leído, da la sensación de que hubieran quedado más a gusto si la coacción contra nosotros hubiera sido, todavía, más cruenta, más dura de lo que ha sido. Se han preguntado, señores columnistas, ¿que pensarían si alguna persona de su familia hubieran recibido las “caricias” de los policías nacionales que, tenían órdenes, de evitar a toda costa que los catalanes votáramos en un referéndum legalmente proclamado por el Parlament? Piénsenlo.

01

Por jordi motlló 11:06 - 08.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

(1) Señores columnistas y demás colaboradores de este debate Cataluña-España, veo que tenéis mal entendido de quien practicó el golpe de estado. La definición de golpe de estado que viene en los diccionarios es:”es la toma del poder político de un modo repentino y violento, por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad institucional establecida de un estado…” Como diría Bernd Schuster:”No hase falta desir nada más” Vamos a los hechos, los días 8 y 9 de setiembre se aprobaron en el Parlament las leyes de referéndum y de transitoriedad en lectura única y de modo exprés, tal como se aprueban algunas leyes en el Congreso de los diputados de Madrid, todo correcto y legal a pesar de que a algunos partidos les sentó mal y optaran, con todo su derecho, a abandonar el pleno y no votar, con lo cual la diferencia entre votos a favor y votos en contra fue abismal. El día 1 de octubre fueron la votaciones para el referéndum sobre la independencia de Catalunya. Todos sabemos, más o menos, lo que ocurrió con la persecución de urnas y papeletas de votación por la policía y guardia civil enviada y preparada expresamente para este evento. No consiguieron parar la jornada electoral, a pesar de la brutalidad de las cargas que efectuaron en algunos colegios electorales, sin mirar a quienes pegaban, empujaban, zarandeaban o disparaban pelotas de goma. Esto sentó muy mal al gobierno del PP pues habían dicho, por activa y por pasiva, que el referéndum no se efectuaría. A pesar, como digo, de todo esto la jornada fue un éxito de participación y el resultado muy favorable a la independencia. El president Puigdemont, una vez proclamada la República catalana, pidió al Parlament su suspensión para poder dar una última oportunidad al diálogo y/o a la mediación, pero nunca encontró, enfrente, a un gobierno que quisiera hablar y buscar soluciones políticas al “problema”.