+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Las jubilaciones anticipadas

 

21/08/2014

Cambiar las reglas del juego una vez iniciado es hacer trampa. Y hacerlo poniendo en jaque las pensiones de decenas de miles de trabajadores, una auténtica ignominia. Eso es lo que ha cometido la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social al variar por sorpresa y de tapadillo los criterios para la jubilación anticipada de los mayores de 55 años que perdieron el empleo pero suscribieron un acuerdo con el propio organismo público para seguir cotizando de su bolsillo y poder retirarse a los 61 años, con la correspondiente merma de la pensión. Quienes confiaron en la seriedad de la Administración ven ahora que esta ha decidido retrasar al menos dos años, hasta los 63, las jubilaciones pactadas. Esta reforma subrepticia tiene flecos de efectos aún no determinados, pero contiene una certeza: los perjuicios para los afectados son enormes. Dado el silencio de los responsables del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, caben las especulaciones sobre el grado de aval político de Fátima Báñez a una decisión que la Seguridad Social quiere presentar como meramente técnica y que, además de injusta, es confusa. Nadie ignora que el sistema público de pensiones está debilitado y amenazado a medio plazo, pero su sostenibilidad depende en gran medida de que se cree empleo suficiente y de calidad, no del ahorro --escaso, además-- con un recorte de derechos a trabajadores que han cotizado en torno a 40 años o más. Estamos ante un despropósito que es preciso corregir cuanto antes.