+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Una nueva etapa en Cataluña

 

23/12/2017

En varias ocasiones en sus intervenciones de ayer para valorar el resultado de las elecciones del 21-D, Mariano Rajoy, Carles Puigdemont y Marta Rovira hablaron de diálogo y de negociar. El presidente del Gobierno incluso fue un poco más allá, y dijo que toda cita electoral implica el nacimiento de una nueva «etapa». Como suele ser habitual, la palabra diálogo no significa lo mismo según quién la pronuncie. Para Rajoy, se trata de negociar dentro del marco de la ley; para Puigdemont, una negociación bilateral entre iguales; para Rovira supone, entre otras cosas, que el Gobierno se salte la separación de poderes y decida poner en libertad a Oriol Junqueras y al resto de presos preventivos, por encima de los jueces. Y, sin embargo, diálogo y política, mucha política, es justo lo que el resultado electoral demanda y lo que la situación necesita. Cataluña está partida en dos bloques, ninguno de los cuales es lo bastante fuerte como para imponerse ni lo suficientemente débil para ser derrotado.

Con los malos resultados del Partido Popular encima de la mesa, Rajoy afronta un arranque de año decisivo para su devenir político, con los Presupuestos pendientes de aprobación, Ciudadanos disparado en voto y simpatía y la crisis catalana sin atisbo de desbloqueo. Si su decisión a la hora de convocar elecciones para limitar en el tiempo la aplicación del 155 fue un acierto y descolocó al independentismo, las urnas le han devuelto la pelota. La inacción no es una opción.

En Bruselas, Puigdemont actúa y se siente como ganador moral. Su resultado sin duda es bueno (aunque no tanto como el de Inés Arrimadas), pero no sirve ni para olvidar las nefastas consecuencias (políticas, económicas y sociales) de la vía unilateral ni para dar carpetazo al proceso judicial en marcha, que ayer vio ampliada su lista de investigados. El independentismo también debe obrar con cautela tras el resultado del 21-D. El electorado independentista no ha pasado factura por los errores cometidos desde el 6 de septiembre porque estas han sido unas elecciones con una enorme carga emocional. Pero esos errores existen, y hacen inviable repetir hoja de ruta. Al independentismo cabe exigirle que reflexione y abra una nueva etapa en la que su proyecto no ponga en peligro ni la autonomía, ni la economía ni la cohesión social. Nadie debe gobernar contra la mitad de Cataluña, ni perjudicar al resto de España.

Temas relacionados
 

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por vistacorta 8:52 - 23.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No se puede gobernar en Cataluña teniendo la mitad en contra, pues actualmente es ingobernable. El proceder de algunos políticos e instituciones durante mas de una década nos han llevado a esta situación. Llama la atención que los medios de comunicación en sus titulares casi nunca se diga que estos separatistas quieren implantar una REPUBLICA, parece que esta palabra no sea............