Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Tribuna abierta

¿Por qué no ser un corrupto?

En este país la corrupción no siempre se concibe como lo que es. Y sobran los ejemplos

Víctor Bermúdez Víctor Bermúdez
24/05/2017

 

Recuerdo un viejo estudio de Peter K. Hatemi y otros que mostraba que las tendencias políticas mayoritarias en los EEUU (progresismo y conservadurismo) estaban asociadas a la configuración genética de los votantes. Alguno diría que la genética es lo único que puede ya explicar la sorprendente fidelidad del electorado del PP a un partido casi completamente carcomido por la corrupción. Pero yo creo, más bien, que esa fidelidad es un efecto de la inveterada tendencia de los españoles a tolerar esa misma corrupción.

Para empezar, en este país la corrupción no siempre se concibe como lo que es. Y sobran los ejemplos. Fíjense que cuando un español defrauda al Estado no entiende que nos esté robando a todos, sino que «se está librando (heroicamente) de pagar lo que injusta o arbitrariamente se le impone». O que cuando burla a su compañía de seguros, no está mintiendo y robando, sino «haciendo una gestión para pagar lo justo». O que cuando llama a un conocido o familiar para que le agilice un trámite o le consiga lo que sea, no está perjudicando a los (pobres desgraciados) que siguen el procedimiento común, sino «haciendo y recibiendo favores de sus amigos y seres queridos»...

También es cierto que, aún concibiendo la corrupción como lo que es, muchos ciudadanos la toleran (y hasta la celebran) cuando cumple ciertos «requisitos»: no es abusiva (no se defrauda mucho), no se perjudica a nadie concreto de manera inmediata (no te cuelas, en el médico, delante de alguien que está grave), el fin es «noble» (lo hago «por mi familia», «por mi pueblo», «por el partido»), se ejecuta con discreción o picardía («es un tío listo, se las sabe todas»), etc.

A veces, la justificación para tolerar la corrupción propia o ajena es aquello de «dado que todos roban, nosotros (yo, mi partido, mi familia) no vamos a ser lo únicos que no lo hagan». Porque no hacerlo, en esas circunstancias, sería de tontos. Y con esto de «tontos» hemos hallado el argumento fundamental, creo yo, para justificar y convertir a la corrupción en una práctica casi imposible de erradicar en nuestro entorno: la idea de que ser corrupto (en ciertas circunstancias) es mucho más ventajoso (e inteligente) que ser honrado.

Cuando le cuento a mis alumnos el mito platónico del Anillo de Giges (ese que, según la leyenda, volvía invisible a aquel que lo portaba), casi todos reconocen que, de tener ese anillo, dejarían de pagar en los comercios, copiarían las preguntas de los exámenes, se meterían a cotillear en el ordenador de sus amigos, etc. ¿Quién no haría todo esto (y más)?

En el caso del mito, la circunstancia que hace ventajoso (e inteligente) corromperse es la impunidad legal (nadie te ve, luego no se te puede castigar). Pero resulta que la impunidad es un hecho habitual en el mundo. Y no puede dejar de serlo, pues los gobiernos (que son quienes vigilan y castigan) son tanto o más sensibles a la corrupción como aquellos a quienes vigilan y castigan. De manera que cada policía, juez o gobernante tendría que estar vigilado por otros, y así hasta el infinito.

Es cierto que si fuéramos todos corruptos la sociedad sería inviable. Pero si solo se corrompen unos pocos (los más poderosos y astutos) mientras que la mayoría se somete temerosamente a las leyes, el sistema funciona sin mayores problemas (es un hecho). La conclusión es entonces obvia: lo malo (o desventajoso) no es ser corrupto, sino ser un mal corrupto (de esos que no saben aprovechar o crear las circunstancias favorables).

¿Por que no aspirar, entonces, a ser un buen corrupto? ¿Qué nos obliga a ser honrados? Dejando de lado los genes, la ley (que solo obliga a los más débiles o incapaces) y a Dios (esa especie de policía incorruptible ante el que no podríamos quedar impunes), solo nos queda una cosa: la ética. Pero la ética no es más que la discusión racional en torno a preguntas como la que encabeza este artículo. ¿Hay realmente alguna razón moral para no ser corruptos? Si no contestamos a esta pregunta no hay movilización, moción de censura, o esfuerzo cívico y político que pueda hacer absolutamente nada para librarnos de la corrupción (ni, como ven, de la filosofía).

5 Comentarios
05

Por pakito2015 17:16 - 24.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

LUIS SE FUERTE ,HACEMOS LO QUE PODEMOS,MAÑANA TE LLAMO. CON GURTEL Y PÚNICA PODEMOS LLENAR EL PANTANO DE LA SERENA DE RANAS Y CIENTOS DE MILLONES QUE SE ESFUMARON Y NO VOLVIERON SUPUESTAMENTE. EL Y TU MÁS ES POCO EDIFICANTE.CON HABER COGIDO IRREGULARMENTE UN € DE LOS CIUDADANOS ME VALE SEAN QUIENES SEAN,A LA CARCEL Y A DEVOLVER TODO.

04

Por Tosapla 13:41 - 24.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para el nº 3. O sea que para Vd. los miles de millones de euros que han dilapidado, y algo mas, los sociatas, es corruptela, y lo de otros que, sumandolo todo, no ha llegado ni a un ciento de millones, es una corrupcion de tamaño sideral. Es cuestion de criterios, que le vamos a hacer.

03

Por para más INRI 12:52 - 24.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tosapla, se te ve un poco la vena fascistilla. Has puesto dos ejemplos de corruptela, pero has olvidado que actualmente quien desgobierna es el partido podrido (como decía Mónica Oltra), y los casos de corruptelas se solapan uno tras otro. Si quieres poner ejemplos, pon uno de cada partido, no dos del mismo hombre, que se te nota el tufillo.

02

Por SUPER MARIO 11:11 - 24.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En resumen democracia,mala,la culona buena.

01

Por Tosapla 8:55 - 24.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Primero, un partido nunca es corrupto, lo seran pocos o muchos de sus componentes. No es mas corrupto el que "sale" en los medios de comunicacvion, hay corrupciones descomunales, de los cuales los correveidiles no dicen nada. Ejemplos El Gobierno de FG, nos robó, como suena, a los españoles, el montante total de las cuotas finalistas que habiamos acumulado durante decenios de cotizaciones, éste importe era de muchisimos millones de pesetas. El desgobierno de ZP, muchos de sus componentes, unos por accion y otros por omision, hicieron quebrar las cajas de ahorros, esto supuso seguin unos u otros entre cuarente y cincuenta mil millones de euros.