+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COLOFON EN EL ALKAZAR DEL DENOMINADO PROYECTO MUS-E EXTREMADURA

Arte para mostrar la igualdad a 700 niños de la región

Alumnos de siete colegios de la provincia culminan un aprendizaje de inclusión social con una representación de circo

 

Participantes Vista del teatro Alkázar, que llenaron los escolares. - Foto:TONI GUDIEL

SERGIO DIAZ
23/05/2014

Ayer, a las 11.30 horas, 700 niños provenientes de siete centros educativos de la provincia de Cáceres se dieron cita en Teatro Alkázar de Plasencia, con motivo del XIII Día MUS-E celebrado de Extremadura.

En palabras de la delegada provincial de Educación de Cáceres, Pilar Pérez, quien inauguró el acto junto al alcalde, Fernando Pizarro, y el concejal de Cultura, Angel Custodio, el objetivo de MUS-E es "eliminar las desigualdades socioculturales y económicas, para que todos los alumnos disfruten de igualdad de oportunidades en el ámbito educativo, en su inclusión social y, en un futuro, en el mundo laboral".

El proyecto es una colaboración entre la Consejería de Educación y la Fundación Yehudi Menuhin España (FYME). La fundación ha dispuesto a dos artistas por centro para que trabajen durante todo el año con los niños, pertenecientes a los colegios de educación infantil y primaria La Paz y San Miguel Arcángel de Plasencia, Gabriel y Galán de Cáceres, Gonzalo Encabo de Talayuela, Francisco de Parras de Losar de la Vera y, por primera vez, los dos colegios de educación especial de la provincia, el Ponce de León de Plasencia y el Proa de Cáceres.

"Es un día muy emocionante, porque representa el culmen para todo el trabajo que han realizado los alumnos que participan en el programa MUS-E con mucho esfuerzo y mucha dedicación a lo largo de todo el año", decía antes del inicio del acto la delegada provincial.

Pilar Pérez también hizo mención al lema que tienen las jornadas este año, Encontrándonos en Europa : "Conmemora el centenario de la Primera Guerra Mundial y su superación, y que Europa se ha convertido en un lugar de encuentro y paz para todas las culturas". Un ejemplo de incorporación cultural se aplicó en la propia celebración, porque la jornada sirvió para "poner en valor la historia y las aportaciones culturales de la etnia gitana en Europa, aprovechando así el gran porcentaje de niños de esta etnia que participan en el proyecto", según Pérez.

Además de los niños, también actuaron la Escuela de Danza de Santa María, la compañía Las sin carpa y la asociación de capoeira Topacio.