+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LE ACOMPAÑARÁN EL PLACENTINO RICARDO RODRÍGUEZ Y EL MADRILEÑO JESÚS NORIEGA

Deporte y plena inclusión

El placentino Miguel Coca contará con el apoyo de Placeat en su último reto, una carrera de 150 kilómetros en bici por el ártico finlandés, donde demostrará que no hay barreras para la discapacidad

 

Apoyo: Los placentinos, con sus bicicletas, ayer en Placeat. - TONI GUDIEL

«Yo hace diez años estaba sentado en una silla de ruedas» y el próximo 17 de febrero se enfrentará al reto de recorrer 150 kilómetros en bicicleta por el ártico finlandés, con temperaturas que pueden llegar a los 30 grados bajo cero. El placentino Miguel Coca, discapacitado, es un referente de lo que defiende la asociación Placeat, la plena inclusión, y el ejemplo de que «cualquier persona con discapacidad tiene opción de hacer las mismas cosas que el resto».

Por eso, Placeat no se lo pensó a la hora de colaborar económicamente con Coca y este a su vez participará a beneficio del colectivo. Lo hará junto a otro placentino, no discapacitado, Ricardo Rodríguez, «nuestro seguro», según explicaba ayer Coca, debido a su experiencia como profesional de la bicicleta, y con el madrileño con discapacidad Jesús Noriega, «con experiencia en el ártico».

No obstante, se trata de una prueba individual, no por equipos, pero entre los tres esperan complementarse para poder terminar un recorrido para el que tienen 42 horas. Porque el objetivo es «llegar al final de la etapa», en cuyo caso, Coca y Noriega serían los únicos discapacitados en conseguirlo porque son los únicos con discapacidad inscritos en esta modalidad de la prueba.

Coca tiene experiencia en pruebas de aventura, pero no en zonas polares. Por eso, hasta ahora han intentado prepararse en espacios de bajas temperaturas, pero les está costando. «Hemos estado durmiendo en Gredos, en los Picos de Europa, pero no ha hecho frío y allí la media será de 15 grados bajo cero».

Es lo único que no tienen «atado», qué pasará ante esas temperaturas. «Dependemos de la climatología. Si hay poca nieve y apenas hielo, podemos volar, pero si hay mucha nieve... En La Covatilla, tardamos 30 minutos en recorrer un kilómetro», señala Rodríguez.

Pese a todo, «creemos en la plena inclusión y en que el deporte es fundamental. Lo haremos por superación y satisfacción personal».