+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA PLACENTINA MARÍA SOL IGLESIAS, UNA DE LAS PREMIADAS

La tradición que perdura

El museo etnográfico acoge hasta el día 29 los trabajos presentados al XII Concurso de Dechados Bordados organizados por la Diputación Provincial de Cáceres, una muestra artesanal que sobrevive

 

En el museo 8 Una imagen de los trabajos que se exponen. - TONI GUDIEL

El bordado, el encaje de bolillos, el punto de cruz... son labores que antiguamente hacían las abuelas o las bisabuelas, sobre todo en las zonas rurales, y que se han mantenido en el tiempo. Pero cada vez son menos las personas que realizan estos trabajos, debido a su laboriosidad y a la falta de relevo generacional.

Se están convirtiendo casi en trabajos de colección y, en Plasencia, es posible acercarse a estas obras de arte gracias al Museo Etnográfico y Textil Pérez Enciso y a la Diputación Provincial de Cáceres.

La administración provincial organiza cada año, en colaboración con el Colectivo Cultural Chinato, el concurso de dechados bordados. En 2016 llegó a su duodécima edición y los trabajos de todas las participantes, todas mujeres, se pueden contemplar hasta el 29 de enero en el museo placentino.

En este espacio se realizó precisamente el fallo del certamen el pasado 25 de noviembre y el jurado premió a María Isabel Cruz, de Huertas de Ánimas, y a la placentina María Sol Iglesias, por «su delicadeza y calidad en el trabajo del bolillo, la dificultad técnica y la variedad de motivos enmarcados en formato de muestrario. Este y el resto de los trabajos se pueden contemplar en el horario del museo, de miércoles a domingo.