+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

trujillo / programa del espacio joven de huerta de ánimas

El campamento navideño de Trujillo fomenta la amistad y el trabajo en equipo

Van niños de entre 3 y 12 años compartiendo las mismas actividades

 

Niños crean un muñeco de nieve con materiales reciclados. - TERESA DURÁN

Las vacaciones navideñas invitan a disfrutar del tiempo libre pero también a seguir aprendiendo con actividades lúdicas y educativas. Es lo que está haciendo el grupo de niños de entre 3 y 12 años de Trujillo y Huertas de Ánimas que participan estos días en el campamento de Navidad puesto en marcha por la concejalía de Juventud. En el Espacio de Creación Joven de la pedanía y acompañados por tres monitores están viviendo el espíritu navideño a través de juegos y trabajos manuales. Así lo explica Teresa Durán, una de las técnicos de la Oficina de Información Joven, quién reconoce que el hecho de unir a niños de edades tan diversas está siendo muy enriquecedor para todos «ya que los mayores se prestan a ayudar a los pequeños y a enseñarles, y los de menor edad están aprendiendo a valerse por sí solos en muchos aspectos».

A través de los juegos y los talleres se fomenta el compañerismo, la responsabilidad y el trabajo en equipo, a la vez que se les inculca el respeto al medioambiente y el reciclaje, asegura.

Para ello utilizan materiales de desecho como pueden ser periódicos, cartones de papel higiénico o calcetines viejos. Precisamente, con estos utensilios han creado un árbol de Navidad, un reno portavelas o muñecos de nieve hechos con calcetines rellenos de arroz y decorados con botones. Son solo algunas de las ingeniosas ideas que ponen en práctica estos chavales «mientras aprenden y se lo pasan en grande», asegura Durán.

La repostería, además, es otra de las tareas que no se les resiste, ya que han aprendido a decorar galletas con azúcar glass, esponjitas y gominolas. Y para completar la jornada de cada día, los monitores enseñan algunos de los juegos tradicionales más populares como son el escondite o pollito inglés. Hoy será día de clausura de este campamento, y lo harán con un baile de disfraces hechos con bolsas de basura, una merienda y sesión de cine.