+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SAUCEDILLA 3 ES LA OPERACIÓN MÁS IMPORTANTE SOBRE LA CAZA FURTIVA DESARROLLADA POR EL SEPRONA

Cinco detenidos y tres investigados por caza furtiva y taxidermia ilegal

La Guardia Civil interviene más de 172 trofeos de caza en talleres y viviendas

 

Varios de los trofeos de caza intervenidos por la Guardia Civil. - CEDIDA POR LA GUARDIA CIVIL

REDACCIÓN prov-caceres@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
13/08/2017

La Guardia Civil ha detenido a cinco personas y ha investigado a otras tres por su presunta vinculación a un grupo criminal dedicado a la caza furtiva en la provincia de Cáceres con relación directa en 25 delitos contra la flora y la fauna, otro de maltrato animal, dos de receptación y un de encubrimiento.

Las investigaciones de la denominada ‘Operación Aspicientis’, la más importante relacionada con la caza furtiva desarrollada por el Seprona en Extremadura la cual ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Navalmoral de la Mata, comenzaron tras recibirse en la comarca cacereña de Campo Arañuelo, varias denuncias por parte de propietarios de distintas fincas rústicas de la zona, sobre caza ilegal, principalmente de jabalíes, ciervos, muflones y gamos, y el ‘singular’ abatimiento de dos búfalos de agua de una conocida finca del término municipal de Casatejada. Unas actividades delictivas que habrían supuesto un perjuicio patrimonial de unos 200.000 euros, según ha informado la Guardia Civil a través de un comunicado de prensa.

Estas prácticas furtivas se realizaban normalmente en horario de tarde y noche, en fincas y parajes declarados como «coto privado de caza», en un radio de actuación que distaba unos treinta kilómetros de Saucedilla. Esta localidad está próxima a la autovía A-5, lo que permitía una huida «rápida» y facilitaba una «carga fácil» del trofeo abatido, ya que «únicamente extraían la cabeza con los cuernos o colmillos, dejando el resto del cuerpo del animal en el lugar».

La mayor parte de estas incursiones furtivas coincidían con el inicio de la temporada cinegética, momento en el que las piezas suelen presentar las condiciones óptimas para su caza. Además, los cazadores no se contentaban con un solo trofeo, sino que en una misma jornada podían ejecutar más de un animal, utilizando para ello un arma tipo rifle con un silenciador acoplado. Tres vecinos de Saucedilla fueron interceptados cuando circulaban en un turismo en el que portaban un rifle del calibre 243 win, monotiro, con mira telescópica y silenciador, además de un cuchillo de caza.

TAXIDERMIA ILEGAL / Además, fueron localizados dos talleres de taxidermia clandestinos en Talayuela y Navalmoral de la Mata, en cuyo interior se hallaron más de 120 trofeos de caza: ciervos, muflones, gamos, corzos, jabalíes y cabras montesas, en proceso de tratamiento. También se realizaron varios registros en domicilios, naves y explotaciones agrarias relacionadas con tres de las personas investigadas donde se hallaron 52 trofeos de caza (jabalí, ciervo, gamo, corzo y muflón).

La operación se ha saldado con la detención de cinco personas, tres de ellas como supuestas autoras de delitos contra la flora y la fauna y maltrato animal; otro por receptación con taxidermia ilegal en Talayuela; y la última por un delito de encubrimiento, tras comprobarse su participación en la destrucción de las dos cabezas de búfalos de agua. Otras tres personas han sido investigadas. La primera de ellas por un delito de receptación, al recibir los trofeos en un taller clandestino para su naturalización en Navalmoral de la Mata, la segunda por un delito contra la flora y la fauna y el tercero por encubrimiento, quien facilitaba la ocultación de los trofeos.