+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GRANADILLA / tras una vida longeva muere a los 96 años el último edil

Fallece Jesús Jiménez Sánchez, el último alcalde que tuvo Granadilla

Fue el regidor que firmó el último acta del pleno municipal en el año 1965. El resto de su vida lo ha pasado en Montemayor del Río como ganadero

 

Jesús Jiménez Sánchez, último alcalde de Granadilla, ahora fallecido. - CEDIDA

Jesús Jiménez Sánchez, último alcalde en funciones de la desaparecida villa de Granadilla, ha fallecido en Montemayor del Río (Salamanca), donde residía.

Ostentó la alcaldía entre el 7 de noviembre de 1962 y el 31 de julio de 1965; siendo el regidor municipal que firmó el último acta.

Jesús Jiménez ha muerto en la localidad charra, a donde se trasladó con su familia tras la disolución del municipio cacereño por decreto del Ministerio de la Gobernación 1347/1965, de fecha 6 de mayo del citado año, cuya publicación apareció en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el día 29 del mismo mes, tras quedar el municipio sin población y riqueza suficientes con motivo de la construcción del embalse de Gabriel y Galán.

El exalcalde, que tenía 96 años, había nacido en Granadilla en 1920 y falleció en Montemayor del Río en el pasado mes de diciembre, según ha informado la familia. Con anterioridad, el día 2 de enero de 2014 murió su esposa en el mismo municipio, a los 89 años. Jesús Jiménez, que se dedicó durante su vida a la agricultura y la ganadería, deja cuatro hijos.

Granadilla, es una antigua villa amurallada de origen feudal , ubicada en el noroeste de la provincia de Cáceres.

Desde 1960, cuando fue ocupada por el Estado, pertenece al vecino municipio de Zarza de Granadilla. Anteriormente fue un importante pueblo, capital de la comarca conocida como Tierras de Granadilla y cabeza de partido judicial. Fue desalojada en la década de los años 60 del siglo pasado, al transformarse su término municipal en zona inundable debido a la construcción del embalse de Gabriel y Galán.

A día de hoy permanece bajo esa catalogación de forma oficial, a pesar de que en ningún momento el casco urbano ha sido inundado por las aguas . En 1980 la villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico y, cuatro años después, incluida en el Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados.