Navalmoral-Arañuelo
INICIATIVA EN EL COLEGIO PUBLICO GONZALO ENCABO DE TALAYUELA

Un profesor utiliza globos para enseñar música a una niña sorda

La alumna, de nueve años, ha aprendido alguna

AGENCIAS prov-caceresextremadura.elperiodico.com AGENCIAS prov-caceresextremadura.elperiodico.com 30/01/2006

Un profesor del Colegio Público Gonzalo Encabo de Talayuela, Saturnino Acosta, está consiguiendo que una de sus alumnas, Sumia, de nueve años y con deficiencias auditivas, esté aprendiendo música gracias a una serie de ejercicios que ha puesto en práctica a través de globos de plástico.

Acosta explicó que este ejercicio consiste en enseñar a la alumna, a la vez que a sus compañeros les enseñaba las figuras y las notas musicales, la duración relativa de esas figuras apoyando su boca en el globo y emitiendo un "la bajo" para que le fuera mas fácil reconocerlo. A la vez, ella sujeta con su mano el mismo globo y siente las vibraciones que la voz del profesor produce.

"En mi primer año con la asignatura de música en el colegio, me encontré con un curso de tercero de primaria con una alumna que necesitaba ser mirada a la cara para reconocer que las órdenes se dirigían a ella. El problema se planteaba complicado. ¿Cómo hago para que mi alumna siga las clases como el resto de sus compañeros?. La solución la hallé en globos de plástico y en la predisposición de la alumna", manifestó.

Los resultados conseguidos con esta escolar hipoacúsica con implante coclear demuestran que es posible que un niño sordo pueda aprender a solfear o leer e interpretar música con un instrumento, según se publica en el último número de La Gaceta de la Educación.

Los sonidos llegan al oído por vibraciones y es el cerebro, a través de las vibraciones producidas por el tambor del oído interno, el que traduce o interpreta esas vibraciones. Un hipoacúsico o un sordo pueden perfectamente sentir las mismas vibraciones aunque no puedan traducirlas.

Las vibraciones que un sordo puede sentir son la base para el aprendizaje de la lectura e interpretación musical y sobre las que este profesor planteó estos ejercicios dirigidos a Sumia, una alumna originaria de Marruecos.

"Llevo un año con ella y diferencia tres sonidos (do, mi y sol); e interpreta y lee con un metalófono sol la si", explicó un satisfecho Saturnino Acosta.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: