+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GALARDÓN CIENTÍFICO

Los climatólogos Manabe y Hansen, premios Fronteras del Conocimiento BBVA

Ambos han sido destacados analistas de la evolución del calentamiento global

 

Los climatólogos Syukuro Manabe (izquierda) y James Hansen, galardonados con el premio Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático. - FUNDACIÓN BBVA

EL PERIÓDICO
10/01/2017

Los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen, quienes han abogado por el fin inmediato del uso de los combustibles fósiles cómo única manera de evitar las peores consecuencias del calentamiento global, han sido distinguidos por la Fundación BBVA con su galardón Fronteras del Conocimiento en la modalidad de Cambio Climático, según el fallo dado a conocer en Madrid

 
Manabe (Ehime, Japón, 1931) y Hansen (Denison, Estados Unidos, 1941) fueron pioneros en desarrollar modelos matemáticos para calcular la acumulación en la atmósfera de los gases de efecto invernadero de origen antrópico y su efecto en el aumento de las temperaturas terrestres.

MODELOS MATEMÁTICOS


Manabe, quien ha desarrollado gran parte de su carrera en la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera norteamericana (NOAA) y en la Universidad de Princeton, comenzó sus modelos numéricos para simular el comportamiento de la atmósfera en los años sesenta, cuando aún se desconocía que las concentraciones de CO2 en la misma estaban aumentado con graves consecuencias para el clima.

Incorporando a su investigación el uso de computadoras, el investigador japonés creó el primer modelo de circulación atmosférica global, con el que detectó que si la concentración de CO2 se duplicaba la temperatura global subiría dos grados.

PREDICCIONES SÓLIDAS


Manabe fue referencia para Hansen, actual profesor del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, cuando comenzó su labor investigadora que le llevó a desarrollar un nuevo modelo y metodología para medir el aumento de la temperatura terrestre debido a la acumulación de CO2. Hansen, muy conocido por sus años al frente del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA (1981-2013, estima que las temperaturas aumentarán al menos cuatro grados con respecto a los valores preindustriales en caso de continuar la tendencia actual de emisiones. Participó en el equipo que elaboró el llamado modelo GISS sobre predicción del tiempo.

El jurado ha valorado cómo las predicciones y métodos de análisis del norteamericano "han resistido el paso del tiempo", especialmente en las alteraciones que, ya a comienzos de los 80, predijo que el cambio climático introduciría en la circulación oceánica, el hielo ártico, o la frecuencia e intensidad de sequías e inundaciones.

Los dos premiados han agradecido el galardón por videoconferencia durante una rueda de prensa celebrada en Madrid, y Hansen ha charlado con los periodistas presentes durante cerca de una hora mostrándose contundente con la necesidad de abandonar el uso de los los combustibles fósiles cómo única vía de evitar un cambio climático catastrófico.

ANTE LOS MEDIOS


Hansen ha dicho que por muchas buenas intenciones y objetivos de reducción de emisiones que se hayan marcado los países mediante el Acuerdo de París, frenar los gases será "imposible" si los fósiles siguen "siendo la forma de energía más barata", por lo que ha apelado a los países poner cuanto antes una tasa al carbono.

El científico estadounidense ha afirmado que mantener la temperatura del planeta por debajo de los 1,5 grados es "posible" pero ha manifestado que esa meta supone ponerse a trabajar en una reducción de los gases globales del 2% anual, que debe suceder ya: "Si esperamos otra década antes de ponernos serios ya será ya muy tarde, nos quedamos sin tiempo".

En esa línea, ha advertido que perderemos por completo el hielo Ártico en un futuro cercano con graves alteraciones para las corrientes oceánicas y que la mitad de las grandes urbes del planeta, situadas junto a la costa, quedarían sumergidas por la subida del nivel del mar a finales de siglo. Estabilizar el clima del planeta requiere "inevitablemente" para Hansen "dejar los combustibles fósiles bajo tierra" y "apostar fuerte por las energías renovables, algo que sólo ocurrirá si pagamos el coste real que tiene para el planeta la quema de carbón o petróleo".

El climatólogo no ha descartado la necesidad de recurrir tanto a la energía nuclear como las técnicas de geoingeniería -para sacar el CO2 de la atmósfera-, como vías para ayudar a frenar el cambio climático, y ha abogado por promover estas tecnologías con el dinero recabado por las tasas y el cese de subvenciones a los combustibles fósiles.

SOBRE TRUMP


Preguntado por las posiciones negacionistas del cambio climático del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Hansen ha subrayado que recibirá los mensajes pertinentes de la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, encargada de asesorar el Gobierno estadounidense en esta materia.

Ha agregado, además, que el cambio de modelo económico que implica la lucha contra el calentamiento, y que debe estar marcado por una serie de tasas y subvenciones a los combustibles fósiles, provocará cambios de tendencias en los mercados que "no son incompatibles" con la mentalidad conservadora del funcionamiento de la economía.