+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

OPERACIÓN DE LOS MOSSOS

Detenido in fraganti un pederasta abusando de un menor en un municipio de Girona

El sospechoso, sobre el que pesan órdenes de alejamiento por denuncias similares, buscaba a sus víctimas en Facebook

 

Menores a la salida de un centro escolar. - JULIO CARBÓ

GUILLEM SÀNCHEZ
14/01/2017

Los Mossos d'Esquadra arrestaron este viernes a un hombre al que sorprendieron en su domicilio de Salt (Gironès) mientras abusaba sexualmente de un menor de 15 años. Los agentes acudieron alertados por un vecino que había observado que salían con demasiada frecuencia de aquel domicilio jóvenes distintos y con aspecto de ser menores. Los Mossos detuvieron al presunto pederasta, de nacionalidad hondureña y 33 años, y en las próximas horas está previsto que pase a disposición judicial.

 
Los investigadores sospechan que contactaba con los jóvenes a través de Facebook, donde creaba perfiles falsos que utilizaba como anzuelo para entablar relaciones con las víctimas. Solía enviar invitaciones a menores, y tras ganarse su confianza les proponía encuentros en los que, presuntamente, cometía los abusos. En algunos de estos perfiles que había creado se hacía pasar por una chica, usando nombres como Valeria, Esperanza, Amor o Laura.

ALEJAMIENTO
 

El sospechoso acumula órdenes de alejamiento de otros menores como medida cautelar de procedimientos judiciales por presuntos abusos que todavía están en fase de instrucción. No ha cumplidoprisión preventiva porque ninguno de los denunciantes lo pidió.

Quien formaliza la denuncia es la fiscalía, que no ejerce las acusaciones en casos de delitos sexuales, pero que ha decidido personarse en esta causa al tratarse de un menor de edad, como recoge el Código Penal. Según la normativa la edad mínima para mantener relaciones sexuales consentidas es de 16 años. Los Mossos le atribuyen un delito de abuso sexual dado que, según las primeras pesquisas, no hubo violencia ni intimidación a la víctima.