+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INVESTIGACIÓN

El extraño encuentro sexual entre un macaco y una cierva

Unos investigadores han documentado en Japón un intento de cópula entre ambas especies

 

Un intento de cópula de un macaco japonés sobre una hembra de ciervo sika. - ALEXANDRE BONNEFOY / AFP

Fotografía de uno de los encuentros en un macaco y una cierva. - ALEXANDRE BONNEFOY / AFP

AGENCIAS / FRANCE PRESSE
10/01/2017

Un joven macaco ha sido filmado en Japón tratando de mantener actividad sexual con una cierva, algo muy poco habitual entre dos especies tan alejadas, según ha documentado un estudio científico publicado en la revista 'Primates'. Pocos ejemplos de cópula se conocen entre diferentes especies salvajes, aunque sí es menos excepcional entre animales de compañía o en cautividad, dice el artículo.

 
Este macaco japonés de la isla de Yakusima, en el sur de Japón, fue filmado en varias ocasiones montando a al menos dos ciervas sika, mucho más grandes que él. Sin llegar a penetrar al animal, el joven mono realiza movimientos claramente sexuales, en general tolerados por su improvisada pareja. “No hay ninguna ambigüedad posible, se trata de un comportamiento de orden sexual”, indicó a la agencia France Presse la coautora del estudio, Marie Pele, investigadora de la Universidad de Estrasburgo (Francia).

El primate ahuyenta luego a otros macacos que tratan de acercarse a la cierva, como si quisiera preservarla para él. Según los científicos, este comportamiento podría explicarse por la falta de parejas en su grupo. “Este joven macaco no tenía acceso a las hembras de su grupo, acaparadas por los machos más viejos”. “Estaba muy excitado y aprovechó la presencia cercana de esta cierva para hacer lo que tenía que hacer”, dijo Pele.

Los investigadores estiman necesario nuevos estudios para comprender las causas de estos comportamientos sexuales entre especies, incluido la zoofilia (cuando el hombre se siente atraído por los animales). Este es el segundo informe científico al respecto. El primero, publicado en el 2014, se centró en las focas que abusan de los pingüinos en la Antártida.