+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

guerra al tabaco

Los niños serán agentes de salud en la campaña «Coche sin humo»

El 30% de las muertes a causa del tabaquismo pasivo es de los más pequeños. Los colegios de enfermería pretenden que se prohiba fumar en cualquier vehículo

 

Los colegios de enfermería de toda España se han conjurado contra el humo del tabaco en los vehículos.SClB - AFP / PEDRO ARMESTRE

EFE epextremadura@elperiodico.com MADRID
22/02/2018

Los niños son el eje de la campaña ‘Coche sin humo. Protégeles’, puesta en marcha por el Consejo General de Enfermería, que tiene como objetivo convertir a los más pequeños en agentes de salud para conseguir que sus padres no fumen en el coche, paso previo a que la prohibición se recoja por ley. La iniciativa, en la que participarán los 52 colegios de enfermería provinciales y, por tanto, movilizará a los 285.000 profesionales colegiados que participarán de forma voluntaria, pretende llegar a todos los niños de España de 5 a 10 años a través de las escuelas. Y es que los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son preocupantes: el 30% de las muertes por tabaquismo pasivo en el mundo se da en los niños, recordó el presidente del Consejo de Enfermería, Florentino Pérez Raya, durante la presentación de la campaña.

Además, los niños expuestos al humo del tabaco tienen hasta cuatro veces más riesgo de sufrir cáncer de pulmón en la edad adulta y la nicotina es también origen de «graves problemas» de salud infantil como sibilancias, tos crónica, asma, bronquitis, infecciones severas, neumonía otitis e, incluso, obesidad.

Pérez Raya aseguró que prohibir que se fume en los coches es una prioridad, tanto cuando viajen niños como cuando no, ya que el humo del tabaco contiene 7.000 sustancias (250 muy nocivas y 70 cancerígenas) y todas ellas permanecen en el vehículo durante semanas. Hay estudios científicos que demuestran que fumar medio cigarrillo en un vehículo con la ventanilla bajada impregna éste de esas sustancias durante al menos diez días, de tal forma que genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud. Asimismo, según subrayó Pérez Raya, en el coche de un fumador hay más partículas dañinas de las que había en un bar antes de la ley antitabaco. Una normativa, reconoció el presidente de los enfermeros, que hay sido «muy beneficiosa» para los fumadores pasivos, pero que «parece que en los niños no lo ha sido tanto, quizá porque el aparato respiratorio no lo tienen aun desarrollado».

El objetivo último de la campaña es lograr una reforma de la ley del tabaco que prohíba fumar en los vehículos con menores, al igual que ya han hecho países como Francia, Reino Unido, Sudáfrica y algunos estados de Estados Unidos, dijo Pérez Raya, que no ha descartado promover una iniciativa legislativa popular para ello.