+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

polémica religiosa

El obispo de Córdoba ningunea el arte «moro»

 

JULIA CAMACHO
20/01/2017

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, vuelve a la carga en su pugna por la confesión y la propiedad de la mezquita de la ciudad. En una entrevista concedida a un magacín cultural financiado por el ayuntamiento, el prelado asegura que el conjunto monumental de los Omeyas, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es de origen bizantino. «Los moros [sic] solo pusieron el dinero», puntualiza.

La entrevista, realizada por el periodista Jon Sistiaga, se incluye en el primer número de la publicación 17… Un análisis del estado de la cultura en Córdoba, un espacio donde 70 expertos reflexionan acerca del mundo de la cultura en la ciudad. En ella, el obispo insiste en la tesis que siempre ha defendido el Cabildo y la Diócesis de Córdoba: que el conjunto histórico de la mezquita, nombre conocido internacionalmente, es fundamentalmente cristiano. La misma tesis que esgrimieron para justificar la inmatriculación de la mezquita a nombre de la diócesis y tratar de solapar la huella musulmana tras su función como catedral católica, recordando que está bajo confesión católica desde 1239, cuando con una cruz de ceniza en el suelo se tomó posesión de la misma.

Según recoge el diario digital Cordópolis, el obispo insiste en esta ocasión en que la esencia arquitectónica del edificio es cristiana, en concreto, bizantina. En la parte final de la entrevista que recoge la charla entre Sistiaga y Fernández, el obispo dice que «en realidad, los Omeyas, los califas, no tenían arquitectos propios ni crearon un arte nuevo, no es arte musulmán. Fueron a por sus paisanos cristianos de Damasco y los trajeron a Córdoba. Pero el arte no es musulmán. Es bizantino».

Las palabras del obispo suponen un suma y sigue en los intentos de la diócesis de cristianizar el espacio histórico, que ahora gestiona el Cabildo Catedralicio. Durante un tiempo, todos los folletos turísticos y carteles taparon la denominación musulmana y destacaron el de Santa Iglesia Catedral, para mayor confusión de los desconcertados turistas. No fue hasta que recibieron un requerimiento de la Junta de Andalucía cuando se incluyó el nombre de mezquita. También se rechaza suuso por los musulmanes.