+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL FRAUDE DE LAS DONACIONES

Los padres de Nadia separan sus defensas tras las fotos sexuales

El letrado de la pareja representará desde ahora a Marga Garau

 

Fernando Blanco, el padre. -

BARCELONA
13/01/2017

Fernando Blanco y Marga Garau, los padres de la niña Nadia Nerea, acusados de utilizar la enfermedad de su hija para estafar a un montón de donantes anónimos, separarán sus defensas tras la declaración de hoy ante el juez por un supuesto delito de explotación sexual de la menor.

Así lo explicó ayer el abogado de la pareja, Alberto Martín, al programa Espejo Público de Antena 3 TV, donde lleva dos días apareciendo para explicar los detalles del caso. El pasado martes, los Mossos d’Esquadra confirmaron que habían encontrado fotografías «de índole sexual» de la menor en un dispositivo informático que remitieron al juez instructor de La Seu d’Urgell.

Este autorizó el registro del resto del material informático incautado a la pareja y dictó un auto en el que cita a declarar a ambos progenitores para hoy con intención de que expliquen la naturaleza de las imágenes.

El abogado de la pareja anunció que había hablado ya con sus clientes de la «conveniencia de separar las defensas» ante el «calibre de las acusaciones» y confirmó su intención de quedarse con la de la madre, de la que dijo «es la que tiene un perfil más probable para poder quedarse con la niña» y recuperar su patria potestad, que les ha sido retirada provisionalmente por el juez.

Todas las declaraciones de Blanco ante el juez ya han ido en la línea de exculpar a Garau de tomar decisiones sobre los tratamientos de su hija. El juez considera al padre responsable de las fotos íntimas de la menor. Blanco ya había cumplido condenas por estafa pero no constan antecedentes sexuales.

La Conselleria catalana de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia anunció ayer se presentará como acusación particular en el caso. Aunque en la actualidad Nadia está viviendo con un familiar, la conselleria tiene la tutela cautelar de la niña después de que se le hubiera retirado a los padres.