+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Raúl Pérez: "Donald Trump es un caramelo para los imitadores"

El humorista que dobla al protagonista de 'La voz del presidente' en Comedy Central asegura que lo más difícil de su trabajo ha sido "americanizarlo". También confiesa que le da "pena" que 'Crackòvia' no siga en antena porque el programa de TV-3 se encontraba "en un momento muy dulce"

 

El imitador Raúl Pérez, caracterizado como Donald Trump en el Late motiv de Buenafuente. - LORENA BERLANGA

JUAN CARLOS ROSADO
07/10/2017

Raúl Pérez es el encargado de doblar a Donald Trump en 'El show del presidente', el nuevo programa que emite Comedy Central los jueves a las 23.50 horas. Al humorista e imitador madrileño se le ha podido ver en 'Crackòvia' (TV-3) emulando, entre otros, a Iniesta, Nadal y Josep Pedrerol, así como en la nueva temporada de 'Homo zapping' (Neox). Ahora participa en 'Tu cara me suena', interviene en el 'Late motiv' de Buenafuente y pone la voz española al polémico mandatario de EEUU.

¿Qué pensó cuando le propusieron la idea de poner la voz a Trump en 'El show del presidente'? Como ya tenía el personaje hecho para la televisión, en programas como el 'Late motiv' de Buenafuente, me pareció muy bien. Al ser también actor de doblaje y tener controlado al personaje, el reto era bonito. Me encantó la idea.

En realidad, lo que hace es imitar o doblar a un imitador. Suena un poco raro, ¿no? Sí, es curioso. El actor que imita a Trump lo hace tan bien que te aproxima mucho al original. La voz no es igual del todo, pero el personaje está tan bien construido que te ayuda mucho a la hora de doblarlo.

También cuenta con la ventaja de haberlo imitado ya muchas veces… Sí, cuando salió elegido presidente sabíamos que se iba a convertir en un personaje muy atractivo para los imitadores. Es un caramelo para nosotros. Ahí tenía una cierta ventaja.

¿Le sorprendió la victoria de Trump como a tanta gente? Estamos viviendo una época en que lo increíble se convierte en creíble. La sorpresa principal fue que se presentara a las elecciones. La otra, la de que ganara, fue una sorpresa relativa. Reconozco que es una faena. Como persona tiene aspectos criticables, pero a nosotros nos ha venido bien. Hay que sacar el lado positivo a las cosas.

¿Le gusta ‘El show del presidente’ original? Sí, me parece una parodia superacertada y superirreverente. Retrata muy bien al personaje y a todo lo que le rodea.

¿Qué es lo que más le costó a la hora de ponerse a imitarle? Al principio desconocíamos mucho cómo hablaba, hasta que al final adquirió mucha relevancia al ser elegido candidato oficial. Lo que más cuesta es americanizarlo un poco y pensar en la cantidad de cosas que pueden salir por su boca. Aproximarme a su voz lo conseguí en un tiempo relativamente corto. No me costó mucho.

¿Cómo se cambia de ser ingeniero técnico de telecomunicaciones a ganarse la vida como humorista e imitador? Por circunstancias de la vida. Como todo está conectado, en el trabajo que desempeñaba conocí a una persona que tenía relación con el programa de 'Las noticias del guiñol' de Canal +. Hice una prueba y me cogieron. Estuve seis años en aquel programa. Fue una referencia brutal en aquella época.

Ahora se pondrían las botas con tanto personaje caricaturizable… Desde luego. Ni haría falta escribir los guiones. En la realidad está el guion. Era un programa maravilloso.

¿De dónde le viene esa facilidad para imitar? No lo sé. Me imagino que tendré parte de vena artística de mi padre, que en Navidades solía organizar festivales y fiestas para los empleados del banco en el que trabajaba. Mi padre siempre ha sido muy tímido, como yo. No empecé a desarrollar esta faceta hasta que estaba estudiando la carrera y me metí en un grupo de teatro de la Universidad. Eso me ayudó bastante.

¿Cuál de sus numerosas imitaciones cree que le sale mejor? No lo sé. Estoy orgulloso de muchos de ellos. Ultimamente la gente me reconoce por Josep Pedrerol, que ha triunfado también bastante en el 'Crackòvia' de TV-3. Al personaje de Pedrerol le tengo bastante cariño porque además Josep siempre me ha transmitido que le gusta mi imitación.

¿Es más fácil o más difícil imitar a los políticos que a otras personas? Ellos ofrecen una forma de actuar que da muchísimo juego. A lo mejor debería ser lo contrario. Pero tienen tantas cosas imitables que resulta más fácil mi trabajo.

¿Se considera el mejor imitador de España, como se comenta en las redes sociales? El trabajo que hago me gusta y me hace disfrutar. Si me consideran uno de los mejores, me parece maravilloso. Pero hay muchísimos que son muy buenos.

Como por ejemplo… Carlos Latre empezó a abrirnos camino a los imitadores. Me gusta mucho ese método y ese perfeccionismo de Latre. Pero todos tenemos buenas imitaciones y es muy difícil establecer clasificaciones.

¿Qué balance hace de la última temporada de 'Homo zapping'? Ha funcionado bastante bien y tiene pinta de que se pueden hacer más cosas. Las grabaciones fueron muy rápidas y se concentraron en poco tiempo por las apretadas agendas que teníamos todos. Pero creo que el resultado ha sido satisfactorio pese a esas prisas para grabarlo. Los personajes invitados, como Chicote y Chenoa, supieron jugar muy bien con sus imitaciones.

¿Va a volver ‘Crackòvia'? No lo sé. En principio no se está grabando nada, pero espero que vuelva.

¿No está con la mosca detrás de la oreja? Me da un poco de pena porque el programa me gusta. La evolución que ha tenido ha sido importante y estábamos en un momento muy dulce. Teníamos ya una mecánica, una complicidad y una integración dentro del equipo brutal.

¿Y qué puede estar ocurriendo para que esté arrinconado? Le juro que lo desconozco. Me imagino que serán decisiones de la cadena por equis motivos. Pero no lo sé. Estamos todos igual. Lo que se comenta entre los compañeros es que han decidido no grabar por cuestiones que se nos escapan.

¿Cómo trabaja un madrileño como usted en un programa dirigido mayoritariamente a los aficionados catalanes? Yo he trabajado muy bien. La acogida fue buenísima y no he tenido ningún problema. He hablado incluso catalán. Como imitador que soy, tengo capacidad para adaptarme y para ser camaleónico. Los idiomas se me dan bien y ya hablo cinco o seis.

¿Es usted del Madrid o del Barça? Soy del buen fútbol. En principio soy madridista… y en final también. Pero soy de los críticos y no me gusta la gente que es muy forofa de un equipo y no sepa ver los errores propios. A mi me gusta el buen fútbol y si el Barça ha tenido el mejor centro del campo de los últimos años hay que reconocerlo, aunque seas madridista.

¿Le ha creado algún problema ser merengón en un programa como Crackòvia’? Ninguno. Somos actores imitadores y eso está por encima de que seas de un equipo u otro.

¿Ha tenido problemas con alguna imitación? Ninguno. Si le ha ofendido a alguien a mi no me ha llegado.

¿Y algún personaje cuya imitación se le resista? Sí. No me sale todavía la voz de Iñaki Gabilondo. Y mira que lo he intentado. Es increíble que no me salga. Me genera ya una especie de frustración, pero no hay manera. Se barajó para los guiñoles del Canal + que lo presentara el de Iñaki Gabilondo con mi voz, pero al final no salió y pusieron a Michel Robinson.

¿Su participación en 'Tu cara me suena' es un salto cualitativo en su carrera? Sí, es un salto cualitativo y un sueño hecho realidad. Hacía tiempo que quería estar en ese programa. Imitar cantando es una doble dificultad y el público se va a sorprender. El elenco es buenísimo y todos van a gustar. Aquí no viene cualquiera. Hay un nivelón. Yo he tenido que pasar un 'casting' muy exigente.