+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PERIODISTA INDIGNADO

Urdaci critica a la cadena 13TV

El exjefe de informativos de la tele de la Conferencia Episcopal califica a los directivos del canal de incompetentes

 

Alfredo Urdaci, exdirector de informativos de la cadena privada 13TV. - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
04/12/2017

Apenas cinco meses después de ser despedido como director de informativos de la cadena privada 13TV, el periodista Alfredo Urdaci (Pamplona, 1950) ha publicado una columna en la publicación por internet Dircomfidencial.com en la que critica con contundencia a los directivos del canal de la Conferencia Episcopal. Y lo hace a raíz del reciente despido de la misma tele de una compañera, Inés Ballester (presentadora de 'Nuestro cine'), que "se enteró (de su salida) por una publicación digital", y al que "se añadieron otros, gestionados con la misma torpeza".

El exjefe de Informativos de TVE (del 2000, al 2004) asegura en su columna que "tan solo unos días antes, los responsables de los medios de comunicación propiedad de la Conferencia Episcopal habían asegurado la continuidad de la plantilla, al tiempo que pedían un esfuerzo de ilusión y trabajo a los profesionales".

"Directivos que no saben gestionar una crisis ni afrontar una reestructuración con transparencia, franqueza y respeto profesional utilizan el rumor, la filtración o los informes encargados a medida para facilitarles el trabajo de 'limpieza'", añade Urdaci.

El resultado, a juicio del periodista navarro, son "plantillas desmotivadas, sin capacidad de compromiso, donde impera el 'sálvese quien pueda', afectadas por el descrédito público, la falta de rumbo, y el daño irreparable a la imagen de profesionales que han dado sus mejores horas y su talento en condiciones de una pobreza de medios extrema".

"Cuando los hechos desmienten de forma radical las palabras pronunciadas cuatro días antes, existe un problema de gestión, de comunicación, y de liderazgo. Mucho más grave si, como en este caso, el editor es alguien que proclama y dice defender los principios del humanismo cristiano", concluye Urdaci en su columna.