+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El 18065 deja en Mérida 2,4 millones

En un estanco de la calle Santa Eulalia venden tres quintos premios del sorteo. La administración número 6 de la capital reparte 2.460.000 euros en 410 décimos

 

José Chamorro, agraciado con el quinto premio, y el dueño de la administración Pedro Hernández, ayer. - EL PERIÓDICO

La buena suerte se alía un año más con la capital extremeña. De los 4.660.000 euros que dejó ayer en Extremadura el sorteo extraordinario de la Lotería Nacional de Navidad, más de la mitad (2.480.000 euros), se repartieron entre dos administraciones de Mérida. La más afortunada fue la administración de lotería número 6, situada en la travesía de Almendralejo, donde se vendieron 410 décimos en 41 series del 18065, el cuarto de los quintos premios, dotado con 60.000 euros la serie y con 6.000 euros cada décimo. En total, 2.460.000 euros que se repartieron principalmente entre el Ayuntamiento de Carmonita (Badajoz), que adquirió 28 series de este número, y el bar El Chinche, que compró 70 boletos.

El estanco situado en el número 66 de la calle Santa Eulalia también vendió dos décimos de este quinto premio por máquina. Además, este establecimiento volvió a resultar agraciado con otros dos quintos: el 00580, del que vendió un décimo, al que se sumó la venta de otro décimo del 22253. Como es tradición, los medios de comunicación acudieron a los pocos minutos de que se cantara el 58.808, que fue el quinto premio más madrugador de los vendidos en esta administración, con un reparto total de 24.000 euros entre los cuatro boletos. El propietario de este punto de venta, Alberto Santamaría Velázquez, no es la primera vez que reparte suerte con este sorteo navideño, ya que el pasado año también vendió un cuarto y un segundo premio del Gordo.

Al vender los boletos por el terminal es más difícil conocer quién pudo hacerse con los cuatro décimos premiados que se vendieron en esta administración. Alberto estaba muy satisfecho de repetir hazaña pero no se mostraba del todo partidario de brindar para celebrarlo: «Aquí no hay cava ni champán porque da mala suerte», bromeaba.

Sin duda, la administración que resultó más agraciada de la capital extremeña fue la conocida como La ranita de la suerte. Su propietario, Pedro Hernández, se mostraba pletórico al conocer que había vendido 410 décimos del 18065 y más teniendo en cuenta que era la primera vez que repartía dinero con el sorteo de la Lotería de Navidad. De todos los boletos vendidos, la mayoría de ellos fueron a parar al Ayuntamiento de Carmonita y al bar emeritense El Chinche, aunque también se vendieron algunos a través de la ventanilla.

LOS AGRACIADOS // Entre el barullo de medios de comunicación que se agolpaban en el interior del establecimiento apareció José Chamorro, uno de los agraciados con este quinto premio del que llevaba dos décimos y medio. «Estoy contentísimo y vengo a ver a este hombre (Pedro) nada más que para darle las gracias por el premio», afirmaba José, quien explicaba exultante ante los periodistas que era la primera vez que le tocaba, ya que además, no tenía costumbre de echar la lotería.

José Antonio Tirado, del bar El Chinche, destacó que los 70 décimos que se habían vendido en el establecimientos iban a estar muy repartidos. «Somos una peña que nos juntamos, pero para todos los clientes que vienen y compañeros compramos la lotería para todos, así que todo el mundo que se ha llevado un décimos ha sido bien avenido», señalaba Tirado. El ambiente en el interior de esta mítica taberna emeritense rezumaba felicidad entre los agraciados que se habían acercado tras conocer la noticia. «Estoy contentísimo, no me ha tocado nunca. Me voy a tomar una caldereta hoy», exclamaba uno de los premiados entre risas. «Voy a pasar unas felices navidades y divertirme lo que pueda porque ahora sí creo que toca la lotería. Me han tocado 5.800 euros», sostenía otro de los agraciados.

Este quinto premio también llegó al municipio pacense de Carmonita, a unos 30 kilómetros de la capital extremeña. Según informaba Efe, el ayuntamiento de esta localidad repartió un total de 1.680.000 euros gracias a este número premiado, ya que adquirió 28 series del 18065 en la administración emeritense de La ranita de la suerte, que luego vendió entre sus 560 vecinos y usuarios del balneario. Fuentes municipales relataron que el pasado año también compraron este mismo número. Al parecer, siempre adquieren los décimos con la terminación 065, porque fue la primera con la que empezaron a jugar, si bien es la primera vez que les ha tocado.

Temas relacionados
 

Buscar tiempo en otra localidad