Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Cuando han visto que damos trabajo, han vuelto al pueblo»

Con 91 vecinos según el padrón del 2016, en Garvín aseguran estar actualmente en torno a los 150 gracias, entre otras cosas, al empleo que ofrece el ayuntamiento y a la rebaja de impuestos locales

REDACCIÓN
19/03/2017

 

La mayor parte del escaso empleo que se creó en la región en el 2016 estuvo en las poblaciones de mayor tamaño. El año pasado, Extremadura ganó algo menos de 6.000 afiliados a la Seguridad Social —comparando datos a último día de ambos años—, la mayor parte de ellos en la provincia de Badajoz, donde se crearon 4.787 empleos. Las estadísticas de la Seguridad Social municipio a municipio muestran que, en términos absolutos, el saldo positivo tuvo su origen fundamentalmente en las áreas más densamente pobladas. Entre las dos capitales de provincia, Mérida, Don Benito, Almendralejo y Villanueva de la Serena, se está cerca del 70% del total.

Con todo, en esta evolución hay casos llamativos, como el de Torre de Miguel Sesmero, que ganó 228 afiliados en un año, un aumento del 47,5% sobre la cifra que había doce meses antes. «La verdad es que estamos volcando todos los recursos que podemos a empleo», afirma Fernando Trejo, el alcalde de esta localidad pacense. «Hemos creado una empresa pública agrícola y estamos reconvirtiendo las fincas municipales en zonas de higueras, almendros o viñas. Además, el centro especial de empleo también esta funcionando bastante bien», indica. Esta localidad, con 1.259 empadronados, acabó el año pasado con 708 inscritos en la Seguridad Social y se mueve en una tasa de paro de «entre el 12% y el 14%», precisa Trejo, menos de la mitad de la que hay que la región, «aunque no estamos satisfechos».

En esta buena situación ha tenido una influencia importante el hecho de que en su término municipal se hayan instalado tres plantas termosolares. que han proporcionado unos ingresos importantes para el consistorio. «Nos han permitido hacer obras importantes como un polígono industrial, viviendas sociales o una residencia de ancianos, entre otras muchas cosas», indica.

Además de Torre de Miguel Sesmero, la afiliación también tuvo comportamientos muy positivos en el 2016 en Puebla de Sancho Pérez, con 177 afiliados más y un 18,48% de auge, o Arroyo de la Luz (133 y 12,91%, respectivamente).

En el lado contrario, destacan los retrocesos en la afiliación de Barcarrota, con 200 registrados menos (18,33%), Talarrubias, con 128 (12,25%) o Almaraz, que perdió 168 (9,36%), un descenso motivado en este último caso posiblemente por los calendarios de trabajo en la central nuclear.

«La relación entre mercado laboral y despoblación es directa». asegura el reciente informe de la Femp sobre despoblación. «La falta de oportunidades laborales conduce a una espiral de pérdida de habitantes progresiva», se añade, al tiempo que se incide en «la importancia de arbitrar medidas de fomento del empleo en las áreas rurales».

En muchos de los pequeños pueblos, son los ayuntamientos los primeros empleadores, en ocasiones casi los únicos, por lo que la evolución de esta variable depende de la disponibilidad de fondos que puedan tener para hacer contratos temporales. «Desde el ayuntamiento tratamos de dar trabajo a todo el mundo que está en el paro», asegura Jesús Rodríguez, alcalde de Garvín. A 1 de enero del 2016 el INE recogía 91 vecinos para este municipio próximo a Toledo (hasta 1833 formó parte de esta provincia castellanomanchega). Sin embargo, desde mediados del 2015 Rodríguez asegura que «se ha ganado mucha población, se ha empadronado gente nueva. Cuando han visto que les hemos dado trabajo, han vuelto al pueblo. Incluso se han vendido tres o cuatro casas nuevas», apostilla. Este regidor sostiene que ya se rondan los 150 vecinos en un padrón que ahora incluye «mucha más gente joven. Con menos de cuarenta años hay por lo menos treinta personas y nueve o diez niños pequeños».

Febrero acabó con 31 afiliados en el pueblo. Desde que comenzó la legislatura incide en que «han llegado a tener hasta catorce personas trabajando a la vez» gracias al ayuntamiento y que son «más de 25» las que han tenido algún tipo de empleo en él por periodos que van de los tres meses al año, realizando diferentes obras de mejora en el pueblo. Las faenas del campo y la producción de aceite son las otras fuentes de empleo en esta localidad.

El IBI, al 50%

Otra de las medidas que se ha tomado para atraer población es la de disminuir la carga impositiva. El IBI se ha reducido hasta en un 50%. «No creo que haya ningún otro ayuntamiento en España que lo haya bajado tanto», recalca. «Estamos consiguiendo que se hagan más casas nuevas y que haya más licencias de obras para su reparación. Y eso contribuye a que haya gente que se esté viniendo a vivir a Garvín y no a otros pueblos de alrededor», sostiene. «Y a los coches también se les cobra el mínimo», apostilla Rodríguez. A su juicio, «ahora la situación aquí es bastante buena. Hay que hacer que la gente viva con comodidad e ilusión, que no vea que el pueblo se está cayendo», resume.

Con 70 habitantes, Ruanes es el segundo municipio extremeño menos poblado. Catorce de ellos estaban afiliados a la Seguridad Social a fines de febrero y once en paro. «Solo con conseguir dos o tres emprendedores, ya estaría cubierta casi la mitad de la gente que está en paro aquí», apunta José Rodríguez Picado, alcalde de esta localidad. «Es lo más importante. Hay que crear empleo para fijar población», esgrime. Porque, de momento, «el único» que ofrece puestos de trabajo en esta localidad «es el ayuntamiento», que se encuentra limitado, subraya, por el «poco» dinero que entra en sus arcas.

Situado a 19 kilómetros de Trujillo, «Ruanes tiene una ubicación privilegiada, casi en el mismo centro geográfico de Extremadura». Hace unos meses se puso en marcha una casa rural «que está atrayendo gente y que ha tenido un acogida buenísima». Ahora, entre los proyectos que están encima de la mesa en este municipio está el de una gasolinera. También abrir un hogar del pensionista, «que somos el único pueblo de toda la provincia que no lo tenía hasta ahora». Y eso, prevé «serán dos personas más dadas de alta».