+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«La persona transexual no nace con 18 años»

 

Maribel Díaz en un acto de Chrysallis junto a su hijo Yago y a Pau, otro menor transexual extremeño. - EL PERIÓDICO

M. R. G.
23/07/2017

La posibilidad de poder cambiar de sexo en el DNI sin necesidad de esperar a cumplir la mayoría de edad es una reivindicación central para el colectivo LGTBI y, dentro de él, para asociaciones de apoyo como Chrysallis, que se dedica a ayudar a familias de menores transexuales.

Una de sus portavoces en Extremadura, Maribel Díaz, logró sentar precedente en la región al conseguir que su hijo pudiera tener su nombre sentido en el carnet de identidad, totalmente masculino, sin necesidad de recurrir a denominaciones neutras.

Este mes se cumple un año de aquel logro que dio un paso más en los derechos de las personas trans, si bien aún queda mucho camino por hacer.

«Era una cuestión de sentido común. Facilitamos argumentario legal y sentencias de otros registros civiles, con 52 autos favorables, La asociación Chrysallis nos estuvo asesorando y después nosotros y otra familia de Badajoz decidimos poner en marcha una delegación en la región para hacer lo mismo con quien lo necesite», recuerda.

Esta delegación comenzó su andadura el pasado mes de mayo y a día de hoy asesora a tres familias extremeñas, uniéndose a la labor de otras organizaciones como la Fundación Triángulo Extremadura. El objetivo es guiar a las familias para hacer frente a su nueva realidad: «Hay que hacer toda una deconstrucción de expectativas de género y construir una nueva, porque cuando tienes un hijo o una hija creas una imagen que con la transición va a cambiar», razona.

Sin embargo, como explica Díaz, «cada caso, cada familia y cada situación es diferente». Pero lo cierto es que la posibilidad de ser asesorados por familias que ya han pasado por la misma experiencia es reconfortante.

«Tenemos muchos miedos y muchos prejuicios con cómo va a reaccionar la sociedad y tenemos que saber que el mundo no se acaba ahí», asegura.

Desde su colectivo esperan que la Ley de Identidad Trans, cuyo borrador está en el Congreso de los Diputados, ofrezca un cuerpo legal más completo y específico para las personas transexuales e incluya derechos como el cambio de sexo para los menores de edad.

«La persona transexual no nace con 18 años», recuerda Díaz.

Por eso, también invita a los padres a que escuchen a sus hijos, ignorando algunos prejuicios como el hecho de que porque sean pequeños no puedan saber su identidad de género, que se demuestran falsos.

«Cuanto antes se les escuche, mejor», afirma.

En la actualidad la organización está en contacto con la Junta para que se apruebe un protocolo específico sanitario para las personas trans «sin tener que patologizarlas». Recuerda Díaz que no todo el mundo decide hormonarse u operarse, por lo que buscan que sean tratadas «como un paciente más de atención primaria». Asimismo están manteniendo encuentros con la directora de Igualdad de la Uex para que en la documentación de sus alumnos figure el nombre sentido. «Queremos evitar que los menores cuando lleguen a la Universidad se encuentren con la misma pesadilla: que tu documentación no se relacione con tu persona», explica.