+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Luis de Guindos: «Los riesgos proceden del auge de los populismos»

Ministro de Economía, Industria y Competitividad

 

Luis de Guindos: «Los riesgos proceden del auge de los populismos» - JOSÉ LUIS ROCA

ROSA M. SÁNCHEZ // MADRID
08/01/2017

El ministro de Economía, Luis de Guindos, considera que 15 años después de su puesta en circulación, el euro se encuentra «en un momento de madurez» para el que los principales riesgos provienen «del auge de los nacionalismos o populismos» en algunos países de Europa. Con ocasión del 15º aniversario del euro, Guindos ha accedido a contestar un cuestionario por escrito para EL PERIÓDICO en el que resume su diagnóstico sobre el momento actual de la moneda única.

–¿Ya en 2017, en qué momento diría que se sitúa el proyecto político del euro?

--El euro como moneda común europea se encuentra en un momento de madurez en el que es necesario dar pasos adelante para reforzar su arquitectura. Creo que es importante dar un salto adelante en todo lo relativo a la mutualización de riesgos, en un marco de responsabilidad para evitar abusos. El año se presenta con incertidumbres en el terreno político derivadas del calendario electoral en países como Francia y Alemania, el auge de movimientos antieuropeístas y el brexit. El Gobierno apuesta por más Europa y por un euro fuerte como garantías de estabilidad y progreso.

<b>–¿Quince años son suficientes para dar por asentado el proyecto?</b>

--Nunca es suficiente cuando se trata de proyectos tan ambiciosos como es el hecho de tener una moneda común, compartir normas y ceder soberanía. Lo hemos visto en la reciente crisis financiera internacional, donde todos hemos aprendido de los errores y hemos visto los fallos de estructura. Al final es una cuestión de voluntad política. Estoy convencido de que se darán pasos en firme hacia una mayor unión económica, fiscal, financiera y política.

<b>–¿Cuáles son los principales riesgos para el proyecto?</b>

--Los riesgos vienen del auge de los nacionalismos o populismos que estamos viendo en algunos países de Europa. Afortunadamente, no en España, donde ese tipo de movimientos antisistema son muy marginales. Los españoles apreciamos mucho lo que significa la pertenencia a Europa en términos de valores democráticos y bienestar. El gran problema es que, en la medida en que crezcan las corrientes contrarias, el europeísmo se puede quedar a mitad de camino en los avances para reforzar su arquitectura y los instrumentos de que dispone.

<b>–¿Y sus fortalezas? </b>

--El euro es el principal vehículo de cohesión que tenemos los europeos, por ello insisto en la importancia de avanzar hacia una mayor integración. Si echamos la vista atrás, diría que este es el principal logro del euro, en tanto que ha supuesto compartir soberanía. Claramente es la política monetaria, lo que nos ha garantizado la supervivencia del euro pese a que hemos afrontado una crisis económica, financiera y fiscal sin precedentes. Nos hemos dado normas comunes en la política fiscal que debemos perfeccionar. Y hemos diseñado una unión bancaria para proteger al contribuyente de futuras crisis y que ahora está en proceso de construcción. El euro ha cambiado, además, la vida diaria de los europeos y las empresas porque ha facilitado la libre circulación de personas, cultura, educación, mercancías y servicios.

<b>–¿Cómo cree que ha evolucionado la percepción del euro por los ciudadanos en estos años?</b>

--Los últimos ocho años han sido una verdadera prueba de fuego para el euro. Los rescates que han necesitado tres países --Grecia, Irlanda y Portugal-- han puesto a prueba las instituciones europeas. Los resultados son desiguales, pero se puede afirmar que ni en el caso más difícil con que aún nos encontramos, como es el de Grecia, sus ciudadanos rechazan la moneda europea.

<b>–Existe cierta sensación de que en este tiempo los precios han subido más que los sueldos ¿se podría concluir que el euro ha empobrecido a la sociedad?

</b>--Los datos no corroboran esta afirmación. El coste salarial por trabajador y mes se ha comportado de forma muy similar a la evolución de los precios desde el lanzamiento del euro. Si no hubiéramos estado en el euro los efectos habrían sido más devastadores y si no se hubiesen hecho las reformas no estaríamos ya hoy en puertas de recuperar los niveles de renta previos al 2008.